La tierra

¿Qué es la bioconstrucción?

Escrito por Pablo Javier Piacente / 25 de septiembre de 2008

Se trata de una alternativa ecológica de edificación, que intenta respetar al medio ambiente en todas sus facetas. Entre otras cuestiones, se aplican recursos específicos de orientación para aprovechar al máximo la energía solar, además de materiales no contaminantes y energías renovables.

No hace falta investigar demasiado para darse cuenta que la relación entre el hombre y el Planeta Tierra no ha sido muy armónica a lo largo de la historia. Sobretodo en los últimos siglos, la civilización humana se ha encargado de colocar al planeta en una situación crítica, embarcada en una idea de progreso tecnológico indefinido que en ningún momento tuvo en cuenta que la naturaleza no existe para exclusivo servicio del hombre ni sus recursos son infinitos.

Sin embargo, han surgido en los últimos años alternativas de vida y de crecimiento económico que incorporan la noción ambiental como criterio central. En ese aspecto, la construcción de viviendas también se ha encarado bajo estos preceptos, a través de un conjunto de técnicas denominadas como bioconstrucción.

Es un tipo de edificación que emplea técnicas que intentan garantizar un mayor ahorro energético, la preservación del medio ambiente y la salud humana, empleando en la construcción de las viviendas materiales no contaminantes ni tóxicos y en lo posible renovables y reciclables.

Orientación

Un punto vital en bioconstrucción es la orientación que se le da a las edificaciones, con el objetivo de aprovechar al máximo la energía del sol. Por eso, se trabaja una orientación hacia el sur, que optimiza la entrada de radiación solar en invierno y la limita en verano.

Está comprobado que una vivienda con grandes ventanales orientados hacia el sur y pocas aberturas hacia el norte utiliza alrededor de un 30% menos de energía que una construcción orientada de otra forma. Asimismo, los estrictos patrones de aprovechamiento de energía empleados en bioconstrucción indican que las ventanas no deben ocupar menos del 20% ni más del 60% de la cara sur de la vivienda.

Un menor porcentaje sería insuficiente, mientras que un exceso provocaría que las pérdidas de calor a través de los cristales superen a lo aportado por los propios rayos solares. Por otra parte, en la cara norte de la construcción las aberturas no deberían ocupar una superficie mayor al 10% de la fachada.

Energía

En cuanta a la energía, la sustentabilidad propia en este punto es central en bioconstrucción. Teniendo en cuenta esto, se busca que las casas tengan su propia instalación de generación eléctrica, mediante paneles fotovoltaicos para aprovechar la energía solar o a través de la alternativa de la energía eólica.

Con la energía solar fotovoltaica, por ejemplo, puede disminuirse entre un 40 y un 80% el consumo energético con relación a las metodologías convencionales, aplicando esta fuente renovable para el bombeo del agua, electrodomésticos y para producir agua caliente, entre otros usos.

Asimismo, este tipo de energía puede utilizarse también en los sistemas de calefacción por radiadores o de suelo radiante. Otra opción es la energía eólica, mediante la instalación de aerogeneradores. Una alternativa muy empleada últimamente es la combinación de ambas fuentes renovables, logrando estructuras eólico-fotovoltaicas, que posibilitan el suministro integral de energía para la propiedad.

Materiales

En cuanto a los materiales a emplear en la construcción, el objetivo es minimizar el impacto de la vivienda ecológica sobre el entorno, por lo tanto se emplean materiales que no sean contaminantes en ningún momento del ciclo de vida y que puedan reutilizarse o reintegrarse al entorno sin degradarlo.

Lo más importante en principio es considerar los materiales disponibles localmente y que tienen una mayor relación con el entorno cercano de la vivienda a construir. En ese marco, el adobe es una opción muy empleada, ya que posee interesantes condiciones térmicas y una baja emisión radioactiva. El tapial es una técnica que consiste en construir muros con tierra compactada, y que también es muy utilizada.

Las balas de paja, muy empleadas en Canadá y Estados Unidos, son también otra alternativa, al igual que ciertos tipos de maderas, obtenidas bajo criterios de sustentabilidad. También existen casos de viviendas construidas en piedra, aunque puede resultar contradictorio este material en cuanto al manejo ambiental que siguen las empresas proveedoras del mismo en canteras y otras locaciones.

En resumen, se trata de una opción muy válida desde diferentes puntos de vista: menor impacto negativo hacia el medio ambiente, ahorro energético y ahorro económico, ya que las técnicas de bioconstrucción permiten desarrollar viviendas, en general, a un costo menor al habitual. Por supuesto, la principal barrera a vencer en esto es la cultural, ya que la mayor parte de la gente se encuentra fuertemente arraigada a las técnicas tradicionales de construcción. El planeta, como esa gran casa que nos contiene a todos, tendrá la última palabra…

Tags: , , , , ,

No hay comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Quieres dejar un comentario?

Deja un comentario