Consejos para descubrir si un niño tiene infección de oído

 

Los niños son más propensos a las infecciones de oído que los adultos. ¿Por qué? Puesto que los más pequeños cuentan con unas trompas de Eustaquio demasiado cortas y más rectas que los adultos, lo que dificulta el drenaje del líquido hacia fuera del oído. En caso de que la trompa de Eustaquio se inflame, el líquido no podrá drenar, lo que derivará ne una infección de oído. Dado que el sistema inmunológico de los niños no es tan efectivo como el de los adultos, tienen una mayor dificultad para luchar contra las diferentes infecciones.

Las infecciones de oído son un grave problema, sobre todo en los más pequeños. Dado que no pueden comunicarse, los niños no pueden explicar a sus padres que les duele el oído. No obstante, hay diversos modos de descubrir que un niño ha sufrido una infección.

Cómo descubrir que un niño tiene infección de oído

Dado que la mayoría de las infecciones de oído en los niños se presentan cuando todavía no saben hablar, es importante estar al tanto ante los posibles síntomas que el bebé pueda mostrar. Dado que es una enfermedad que puede causar un gran dolor en el oído del niño, es fundamental saber qué es lo que pasa cuanto antes para poder acudir a un especialista que ayude a solventar el problema.

Entre los principales síntomas de la infección de oído entre los niños destaca el hecho de llevarse la mano a la oreja y tirarse de ella. También se deberá llevar a un especialista siempre y cuando se sienta molesto y llore, tenga problemas para dormir o fiebre. En caso de que el bebé esté drenando líquido del oído, se mueva torpemente, tenga problemas de equilibrio o no sea capaz de escuchar ni responder a tonos suaves, también se considerará importante acudir a un especialista para que determine si, efectivamente, el niño cuenta con una infección de oído.

Tipos de infección de oído en niños

La infección conocida como otitis media, la más común entre niños con edades comprendidas entre los seis meses y los tres años, sucede cuando se acumula líquido detrás del tímpano. Además de esta enfermedad, se pueden encontrar tres tipos más de otitis.

  • Otitis media aguda (OMA): Esta infección es la más común entre los más pequeños. Se genera cuando las diversas partes del oído medio se infectan e inflaman y, además, hay líquido atrapado tras el tímpano.
  • Otitis media con efusión (OME): Esta infección surge cuando no se ha curado por completo la otitis media aguda y sigue quedando líquido atrapado detrás del tímpano. En este caso, tan solo un especialista podrá comprobar la presencia de líquido mediante un instrumento especial.
  • Otitis media crónica con efusión (OMCE): Esta clase de otitis podría llegar incluso a afectar a la capacidad de audición del niño. Surge cuando el líquido permanece de manera prolongada en el oído medio o cuando sucede de forma reiterada.

Por lo tanto, en caso de que el niño presente alguno de estos síntomas, es fundamental acudir a un especialista para que trate de poner fin a su dolor. Podrá acabar con el líquido situado detrás del tímpano consiguiendo así que la enfermedad no se reproduzca de cara al futuro.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!