Dile adiós a las bolsas plásticas

La contaminación que provocan las bolsas plásticas siempre fue de público conocimiento. Sin embargo, este año el tema se ha tratado en diversos medios y hemos visto numerosas campañas en contra de bolsas plásticas. He aquí nuestro pequeño aporte.

Poca gente es consciente de lo nocivas que son las bolsas de plástico para el Medio Ambiente

Poca gente es consciente de lo nocivas que son las bolsas de plástico para el Medio Ambiente

En ciencias.es nos sumamos a la campaña mundial contra las bolsas plásticas explicando a los lectores porqué son tan dañinas para el medioambiente y qué se hace actualmente para reducir dichos daños.

Mundialmente se fabrican de medio billón (500.000.000.000) a un billón (1.000.000.000.000) de bolsas plásticas al año. Las mismas tardan mil años (1.000) en desintegrarse, liberando en este período cientos de sustancias tóxicas, y descomponiéndose luego en pequeñas partículas más tóxicas aún.

De esto se desprende que hay trillones de bolsas plásticas diseminadas por toda nuestra Tierra. Aunque los que vivimos en las ciudades sólo podemos verlas en el supermercado o en los basurales (en el caso que vivamos en una ciudad muy limpia), con un suave viento, van a parar a cualquier parte.

Como nosotros los humanos necesitamos impacto visual para concientizarnos, numerosas campañas difundieron videos con imágenes desgarradoras que muestran cómo las bolsas plásticas hacen destrozos en todos los rincones del planeta.

Consecuencias medioambientales

Hace seis años, en Australia se utilizaron tantas bolsas plásticas que habría sido posible rodear al mundo cuarenta y dos veces y media con las mismas. Actualmente hay cuarenta y seis mil vestigios plásticos flotando en cada milla cuadrada de superficie acuática. Aproximadamente cien mil criaturas marinas y un millón de aves muriendo anualmente por ingesta, por asfixia o por quedar enredados en las bolsas.

Medidas tomadas hasta el momento

Irlanda es el país pionero en poner orden. Desde hace siete años existe un impuesto a las bolsas plásticas gracias al cual su consumo en dicho país se redujo al 10%.

Aunque sería lógico pensar que esto podría lograrse mediante la disminución voluntaria de su uso por parte de comerciantes y consumidores, mediante el uso de bolsas de tela y de papel, estos intentos no han prosperado. A pesar de los intentos del gobierno estadounidense de concientizar a la población, allí la utilización de las bolsas plásticas es cinco veces mayor que hace 25 años. Hoy, en muchas ciudades de éste país, se está obligando a varias empresas a recolectar y reciclar las bolsas plásticas.

No sólo los países del primer mundo hacen algo al respeto. En China está reglamentado el espesor máximo de las bosas plásticas y las que no lo cumplen, deben ser abonadas. Otras ciudades del Medio Oriente y Sudáfrica también tienen sus reglamentos en la materia.

El deber de los gobiernos y nuestro propio deber

Es deber del gobierno de cada país tomar medidas al respecto. A nivel educativo se debe concientizar a la población mediante campañas; mientras que a nivel legal se debe penar el uso indebido de bolsas plásticas. De tomarse este tipo de medidas, los niveles de contaminación se reducirían en un gran porcentaje (obsérvese el caso de Irlanda).

Por último, cada persona puede tomar medidas al respecto aunque su gobierno no lo haga. No nos escudemos en el incorrecto accionar de los demás y comencemos por educar a nuestros hijos explicándoles esta situación y dando el ejemplo en la tienda llevando nuestra propia bolsa.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies