Las enfermedades que cambiaron la Historia

Muchas han sido las amenazas que, bajo la forma de distintas enfermedades, asecharon a los seres humanos. También es mucho lo que se ha aprendido de ellas.

A lo largo de la historia, los seres humanos hemos debido enfrentarnos a grandes amenazas: enfermedades que hicieron estragos en generaciones anteriores, y que hoy están relativamente controladas, sino erradicadas. Los conocimientos de la medicina han avanzado a pasos agigantados, y hoy que las noticias sobre la nueva gripe circulan en todos los medios de comunicación, probablemente estemos mejor preparados para enfrentar una pandemia gracias a todo lo que se ha aprendido en el pasado. Veamos cuáles han sido algunos de los mayores desafíos que la ciencia médica ha debido afrontar.

La viruela

Se trató de una enfermedad contagiosa muy grave, producida por el virus variola. A quienes enfermaban, les aparecían erupciones en la piel en forma de pústulas, y una fiebre muy alta. La tasa de mortalidad de esta enfermedad alcanzaba el 30%. Sin embargo, la viruela parece ser un recuerdo del pasado. El último caso se detectó en 1977, y desde 1980 incluso se ha suspendido la vacunación, ya que se la considera erradicada.

La poliomielitis

Esta enfermedad ataca el sistema nervioso central, y si bien en la mayoría de los casos se cura y casi no muestra síntomas, en otros casos puede derivar en parálisis y otro tipo de discapacidades que la persona padecerá de forma permanente. Hasta los años ’50, era una enfermedad que atacaba a miles de niños todos los años. Pero desde aquella época, se ha avanzado muchísimo en la prevención de la enfermedad gracias a dos vacunas: la Salk y la Sabin (ésta última se administra por vía oral a los niños que empiezan a asistir a la escuela).

La fiebre puerperal

Hasta que a mediados del siglo XIX el médico húngaro Semmelweis hiciera el descubrimiento de su causa, muchas mujeres morían de esta infección al poco tiempo de dar a luz. La tasa de mortalidad era altísima, más de un 90%. Pero el descubrimiento de Semmelweis de que eran los propios médicos quienes transmitían el cuadro debido a una mala higienización (se atendían los partos después de haber estado manipulando cadáveres) posibilitó que se frenara el avance de esta enfermedad.

Así como la humanidad ha logrado salir delante de enfermedades crueles que se cobraron un gran número de vidas, nuevas epidemias surgen y es necesario armarse contra las mismas. La mayor circulación de información de la que gozamos hoy en día puede servir tanto para sembrar el pánico, como para colaborar en que se tomen las adecuadas medidas de prevención en cada caso.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies