Conocimientos > Ciencias

La ciencia según Popper

Escrito por federico / 13 de agosto de 2008

Karl Popper nació en Viena, Austria, en 1902. Dedicó gran parte de su vida a estudiar la filosofía de la ciencia y a proponer una forma de avanzar en el conocimiento científico. Su obra más importante respecto al tema es "La lógica de la investigación científica", publicada en 1934.

Popper fue una de las mentes más lúcidas en el panorama científico y filosófico del s. XX

Popper fue una de las mentes más lúcidas en el panorama científico y filosófico del s. XX


Karl Popper fue un epistemólogo y filósofo de la ciencia austriaco que revolucionó la forma de entender la ciencia y la investigación científica. En sus trabajos se ocupó de, entre otras cosas, formular algunos conceptos que den cuenta de los problemas de la investigación empírica y esbozar algunas posibles soluciones.

El problema de la inducción

En “La lógica de la investigación científica”, Popper comienza por criticar la visión “inductista” de las ciencias empíricas. El inductivismo supone hacer inferencias que van de los enunciados particulares a singulares hacia enunciados universales como hipótesis o teorías. El inductivismo sigue -a pesar de las acertadas críticas de Popper- dominando buena parte de los estudios científicos aun hoy día. El problema es que no se pueda pasr de lo particular a lo general sin más, porque esto atenta contra cualquier principio de lógica.

La contrastación

Ahora bien, si Popper descarta el inductivismo como método válido para avanzar en el conocimiento, ¿cuál es el camino que debería adoptar el científico? Para esto Popper tiene una propuesta: la ciencia debe avanzar a partir de la contrastación de diferentes teorías, planteando soluciones conjeturales (hipótesis) que puedan ser sometidas a crítica. Estas hipótesis deben ser sometidas a la falsación. Es decir, el científico debe intentar refutarlas a través de la empiria, para determinar si son sostenibles. Si lo son, entonces servirán. Si no, se deben descartar e intentar con nuevas hipótesis.

El criterio de demarcación

La premisa fundamental, entonces, es que las ideas sometidas a la falsación, estas hipótesis o soluciones conjeturales, deben poder ser refutadas. Enunciados del tipo “Todos los días sale el sol” o “Mañana puede llover o no” son inútiles porque no hay forma de que se los pueda contrastar. Las hipótesis falsables son aquellas que aportan una idea nueva como forma de posible solución a un problema, y que puedan ser sometidas a la crítica mediante la utilización de la empiria.

Las ciencias sociales

Para Popper no hay, en rigor, una forma diferente de encarar el estudio de las ciencias sociales que la que se utiliza para las ciencias de la naturaleza. El procedimiento es el mismo: deben proponerse y criticar soluciones a los problemas planteados. Por esto, toda investigación debe comenzar con un problema, y debe apuntar a resolverlo. Cuando se encuentra una conjetura que puede ser plausible, se la debe criticar e intentar refutar. Según Popper, la ciencia puede avanzar, pero nunca se supera la tensión entre conocimiento e ignorancia, puesto que la única forma de justificar nuestros conocimientos es a través de la crítica. Por tanto, no se puede llegar nunca a una verdad absoluta, si no simplemente a teorías que sobreviven a las refutaciones que se le plantean.

Tags: , , ,

No hay comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Quieres dejar un comentario?

Deja un comentario