La tecnología en las civilizaciones antiguas

¿Podría ser posible una revisión, en pleno siglo XXI, de las tecnologías empleadas por las civilizaciones antiguas que poblaron este planeta hace miles de años?

Los Incas hicieron grandes obras de ingeniería para sortear las dificultades del terreno andino tecnología

Los Incas hicieron grandes obras de ingeniería para sortear las dificultades del terreno andino


Quizás un breve viaje por algunas de las proezas de la ingeniería y la arquitectura antiguas puede servirnos para intentar armonizar en mayor medida los avances técnicos con la salud del ambiente.

Descubrir el punto medio

Sabemos que la tecnología es la capacidad del hombre para modificar el medio y aprovecharlo en su favor. Sin embargo, aunque nadie duda de la importancia de los fantásticos adelantos en la calidad de vida, la salud y la ciencia que el avance tecnológico actual ha permitido, es también indudable que el hombre se ha tomado demasiado en serio eso de “modificar el medio y aprovecharlo a su favor”.

Debido a esta insaciable agresión al ambiente, nos encontramos en este momento en uno de los períodos de crisis ecológica y climática más agudos de toda la historia del planeta, por lo menos de aquella parte en la que el hombre ha sido protagonista. ¿Será que la única forma de tecnología aprovechable por la raza humana es aquella que, de una forma u otra, deteriora las condiciones ambientales del planeta hasta colocarlo en un punto crítico en cuanto a su supervivencia?

Muchos científicos y historiadores creen que la respuesta es no. Y encuentran esa contestación en los fantásticos adelantos tecnológicos (si consideramos este concepto en una acepción amplia) que obtuvieron una gran cantidad de civilizaciones antiguas hace miles de años en nuestro planeta, sin que el impacto sobre el medio registrara la virulencia del que actualmente vivimos.

Lógicamente, muchos podrán decir que la cantidad de población y las necesidades de la misma eran menores. Ahora bien: ¿cuántas de las cosas que el hombre hoy consume son realmente imprescindibles o necesarias para su vida? Quizás ha llegado el momento de aprender algo de aquellas antiguas civilizaciones, y detener un poco nuestro insaciable apetito consumista y cosificador. Vamos a recorrer, entonces, algunas de esas maravillas de la antigüedad.

Pirámide de Giza, Egipto

Ubicada en Egipto, esta impresionante estructura es la más vieja y la última que queda en pie de las llamadas Siete Maravillas del Mundo. La pirámide fue construida con bloques de piedra caliza, basalto o granito, los cuales fueron cortados y rebajados antes de ser colocados en su sitio. Estos bloques pesaban en promedio entre 2 y 15 toneladas. En la construcción se utilizó un estimado de 2,4 millones de bloques.

La exactitud de la construcción de la pirámide es tal que los cuatro lados de 228 metros de largo de su base tienen un error medio de sólo 58 milímetros, y se desvían sólo un minuto en ángulo con respecto a un cuadrado perfecto. Asimismo, los lados del cuadrado de la base están alineados estrechamente con los cuatro puntos cardinales. Éstas y otras características provocan que aún hoy sea un misterio de qué forma se logró construirla con tal exactitud.

Machu-Picchu, Perú

Los Incas son también muy conocidos por sus trabajos de ingeniería y arquitectura. Construyeron un extenso sistema de caminos en las alturas más extremas del planeta, cubriendo al menos 23.000 kilómetros, que facilitó la comunicación y el tránsito de personas y mercaderías. Además, para cruzar la gran cantidad de desfiladeros que pueden hallarse en las montañas de los Andes, los Incas construyeron impresionantes puentes colgantes. Para incrementar la producción de alimentos, también desarrollaron complejas terrazas en las laderas de las montañas.

Pirámide del Sol en Teotihuacán, México

Aún en la actualidad sigue impactando el tamaño de la Pirámide del Sol y su estructura “gemela”, la Pirámide de la Luna. Asimismo, los avances en astronomía a los que arribaron las distintas civilizaciones de la zona siguen asombrando hoy en día a los científicos de todo el mundo. ¿Quiénes construyeron Teotihuacán?. ¿Por qué cayó? Todavía es una incógnita.

Isla de Pascua

En el Océano Pacífico Sur, a 3.600 kilómetros del continente sudamericano, se ubica la Isla de Pascua. En este pequeño “punto” en medio del océano, 887 grandes estatuas de piedra, o moai, fueron esculpidas en ceniza volcánica endurecida y colocadas alrededor de la isla. La moai más grande tiene más de 21,3 metros de alto y pesa más de 150 toneladas. La cantera existente pareciera haber sido abandonada abruptamente, con estatuas a medio tallar dejadas en la piedra. No existen registros escritos formales que permitan desentrañar la historia de esta tierra remota, pero sin ninguna duda es otro misterio que alienta al hombre a intentar descubrir más sobre las características de estas civilizaciones antiguas.

Stonhenge, Inglaterra

En la Llanura de Salisbury, dos millas al oeste del pueblo de Amesbury, Wiltshire, al sur de Inglaterra, se encuentra una fantástica estructura de anillos concéntricos y formas de herradura, compuestas de piedras antiguas de enormes dimensiones. El peso de hasta 45,4 toneladas por piedra ha provocado que el sitio sea considerado como una impresionante (y aún inexplicable) proeza de la ingeniería de la época.

En resumen: considerando que muchas de las tecnologías empleadas por las civilizaciones antiguas que habitaron el planeta nos asombran hoy en día, y que en la actualidad los desarrollos en el área tecnológica parecen no tener techo, quizás sería el momento de observar con un poco más de seriedad y respeto aquellas monumentales obras de la ingeniería y la arquitectura antiguas para comprender la necesidad (acuciante) de comenzar a armonizar nuestro desarrollo tecnológico con el medio ambiente que nos rodea.

Tagged with
  1. como sigue siendo un misterio que ni los cientificos deducen, yo se los atribuyo a los extraterrestres, ya que esalgo sorprendente que en aquellos tiempos donde no existía absolutamente nadade desarrollo existan obras con medidas tan exactas, que hasta los estudiados de hoy en día no lo creen.

Leave a Reply

Your email address will not be published.