Misterios e historia de los agujeros negros

Curiosidades y explicaciones sobre la naturaleza de los hoyos negros, los verdaderos monstruos del espacio exterior.

Cuando uno pasea por el campo en una noche sin luna y mira hacia arriba, miles de estrellas le devuelven la mirada y la pregunta de siempre asoma por el pensamiento. «¿Que habrá allá arriba?»
En el cielo hay cosas hermosas que podemos ver. Pero también hay monstruos, horribles y endemoniados que por añadidura son invisibles. No como en las películas, si no monstruos reales: los agujeros negros.

Cómo comenzó la historia de los agujeros negros

¿Qué es un hoyo u agujero negro? Al principio era una idea salida de la imaginación de los científicos. A finales del siglo XVIII, la teoría de Newton sobre la gravedad había sido tomada con mucho interés por el concepto de velocidad de escape.
La velocidad de escape está relacionada con la masa. Porque cuando un objeto tiene mayor masa atrae a otros con su campo gravitatorio con mayor fuerza. Entonces para «huir» del objeto, hay que moverse más rápido que cierta velocidad.

Atrápame si puedes

A algunos científicos se les ocurrió que si un objeto tenía suficiente masa, nada podría escapar de él si se acercaba demasiado. Claro que la luz podría escapar. En esa época se creía que la luz era una onda de pura energía transmitida por un medio cuasi místico llamado «éter» y por lo tanto la gravedad no la podría afectar… o eso pensaban.
Pero diferentes experimentos a fines del siglo XIX y los albores del XX, demostraron varias cosas; entre ellas, que el éter no existe y que la luz se puede propagar por el vacío… Y que la luz no solo era una onda, sino que actúa como si estuviera formada por partículas. ¡A veces actúa de las dos maneras a la vez!

Todo es relativo

Se descubrió que los fotones, como decidieron llamar a la mínima unidad de la luz, efectivamente, no tenían masa… cuando permanecían quietos. En movimiento tienen masa relativa, cosa que demostró Einstein con sus ecuaciones.
Eso quería decir que la luz podría quedar atrapada si pasa cerca de un campo de gravedad muy fuerte, lo que generaba una zona sin luz, un «agujero negro» en el espacio salpicado de estrellas… pero la cosa no terminó allí.

El monstruo invisible te atrapará

Las teorías sobre la gravedad de Einstein completaban las de Newton. Todos sabemos que la gravedad afecta al espacio; la gravedad del Sol pone a los planetas en órbita y la de los planetas a sus Lunas. También nos mantiene con los pies en la Tierra, en lugar de flotar en el espacio.
Pero… ¡Einstein demostró que la gravedad también altera al tiempo! Ya que según sus teorías el espacio y el tiempo son lo mismo, el espacio-tiempo. Además, el genio indicó que aunque nos podemos mover libremente por el espacio, no podemos movernos libremente por el tiempo tan solo en una única dirección.

Eso le agrega un terrible poder al monstruo. Al deformar el espacio-tiempo, existe una barrera invisible que al cruzarla obliga a lo que la cruce a moverse en una sola dirección. Hacia él; no se puede escapar, porque para eso habría que viajar a través del tiempo hacia atrás.

Spaguetti

Pero eso no es todo. La gravedad de un campo aumenta a medida que uno se adentra en él… Entonces, en ese preciso momento, señor lector, el planeta atrae a su cabeza con menos fuerza que a sus pies porque su cabeza está más lejos.
En un hoyo negro pasa algo parecido, pero mucho más extremo. La gravedad atrae una parte con más fuerza que a otra que se encuentra, tan solo, centímetros más lejos, esto provoca que la materia comience a estirarse. Es tan terrible que se estira hasta romperse. Y luego lo que queda también se estira y se rompe. No queda nada, ni siquiera átomos. El agujero negro tritura muy bien a su comida antes de engullirla.
A este proceso se le conoce como «spaguettización», debido al terrible alargamiento al que se somete todo lo que es atrapado por uno de estos pozos galácticos, lo que hace que antes de romperse los objetos parezcan spaguettis.

Escondido

Un objeto que se acerca con tanta fuerza al agujero negro liberaría mucha energía. Pero la gravedad impide que veamos la luz; esto implica que en un principio pareciera imposible encontrar un hoyo negro, pero, en realidad, existen varios métodos:
Un hoyo negro es literalmente eso, una sombra de la cual no se ve nada. Algunos agujeros negros fueron descubiertos precisamente porque no había nada donde se suponía que había algo, tal como podemos ver el hueco de una pieza ausente en un rompecabezas.

A veces el monstruo no se come la luz, sino que la fuerza a cambiar el recorrido para acercarse más. Eso forma una distorsión en los telescopios, como si hubiera una lente deformando la imagen. Esta «lente gravitacional» es otra manera de detección.

El último método de detección son los rayos X. A veces, justo antes de cruzar ese límite del cuál no se vuelve, conocido como «horizonte de eventos», un objeto se acelera muchísimo y emite rayos X. Esa es radiación muy poderosa, y puede llegar a la Tierra donde es detectada y permite, a su vez, detectar posibles nuevos agujeros negros.

Lean la próxima entrega para saber sus orígenes y los posibles peligros que presentan al planeta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies