Los poderes que el reiki tiene preparados para tu cuerpo

No es poco lo que se ha hablado en los últimos años de las tendencias orientales en todos los campos de la vida cotidiana. Han tomado el protagonismo los noodles en gastronomía, el estampado de magnolias en moda y el Reiki en técnicas curanderas.

Es por eso que hoy en ciencias.es te contaremos todo lo que debes saber sobre esta terapia sensorial de la que tanto se habla por todas partes.

 

¿Qué es el Reiki?

La traducción literal de la palabra japonesa Reiki es ‘energía vital espiritual’. Se trata de una terapia complementaria a la medicina tradicional que descubrió el maestro japonés  Mikao Usui. Su mayor propósito es potenciar la energía espiritual en el organismo humano.

Las sesiones de Reiki duran aproximadamente 50 minutos y en ellas el paciente se tumba en una camilla vestido y descalzo. Sus efectos son sensoriales, pues en esta sesión se  utiliza música suave  y aromas como incienso o esencias (aromaterapia).

Se colocan las manos sobre puntos estratégicos del cuerpo llamados chakras y así la energía Reiki fluye.

 

¿Cuándo es recomendable el Reiki?

Al ser una terapia sensorial, no ha demostrado científicamente ninguna mejora inmunológica como suele prometer, sino que el Reiki actúa a favor de la relajación y tranquilidad del paciente. Es por ello que nunca debe realizarse como única terapia de cualquier enfermedad, sino que ha de ser, como hemos dicho, complemento de la medicina tradicional.

Por tanto, el reiki es una terapia que suele favorecer a aquellas personas con depresión, estrés, ansiedad y leves molestias corporales. Al ser una terapia de energías, tiene un efecto distinto en cada cuerpo. La energía Reiki fluye de una forma diferente en cada organismo. Algunos pacientes aseguran que se sienten flotar, otros notan un cosquilleo, otros notan algunas zonas de su cuerpo con frío o calor, etc. Si se siente algo así, puede decirse que la terapia está funcionando. Pero la terapia no funciona si no se siente nada, por lo que la mejor opción es no seguir intentándolo y recurrir a otras terapias diferentes.

Si eres de esas personas que creen en las energías y mantienes un ambiente zen en algún rincón de casa, es posible que probar el Reiki sea una buena opción. Para aquellos más escépticos, también es recomendable probarlo ya que nunca hará nada malo hacia el cuerpo, sino que proporcionará una sensación relajante ciertamente placentera.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Suscríbete a nuestro newsletter!
Suscríbete!