Conocimientos > Ciencias|Conocimientos|La tierra|Naturaleza

Sobre las Emociones básicas

Escrito por admin / 2 de abril de 2009

Uno de los campos más complejos en los que llevan desarrollándose ciencias como la Biología Evolutiva, la Psicología Evolutiva o la Antropología es el área de las emociones humanas.

La sonrisa, elemento gestual de la alegría

La sonrisa, elemento gestual de la alegría


En estos estudios se pone de manifiesto el enfrentamiento entre los que consideran las emociones como algo diferenciable, singular, concreto, y los que las tratan como una única emoción que varía dentro de una escala de intensidad o de agradabilidad.

Los primeros definirían unas emociones básicas, determinadas tanto por el tipo de respuesta, los detonantes, como por la fisiología relacionada, encontrándonos emociones negativas, ira, miedo, tristeza, disgusto y desprecio, y positivas, satisfacción, alegría, alivio,…

La discutible evolución de las emociones

Otro de los puntos discordantes es identificar si dichas emociones tienen un origen evolutivo o se han desarrollado a través de un aprendizaje social. Se considera que este sistema emocional sería un mecanismo adaptativo. En el caso de los animales este sistema versaría sobre la comunicación entre organismos, y en el ámbito humano se extendería hasta su relación con un medio cultural-ambiental y con un imaginario, donde es necesario tener en cuenta nuestro pasado específico e individual.

Según los estudios relacionados, las reacciones emocionales tendrían reflejo en el tipo de expresiones generadas, reacciones de tipo facial y/o vocal, que favorecerían el desarrollo y la regulación de las relaciones inter-personales. Pero debido a nuestro crecimiento social y cultural, estos rasgos, que definen externamente una emoción, pueden verse silenciados o incluso provocados.

En cualquier caso, se podrían identificar si se realizara un análisis de las áreas del cerebro que envían información a las regiones faciales determinadas, intuyéndose que en la supresión también deberían darse, mientras que en la provocación no. Esta respuesta nerviosa que se extendería en un complejo de respuestas, no solo vocales o faciales, se agruparía en modelos diferenciales de actividad del sistema nervioso autonómico que serían específicos de una emoción, en cuyo origen.cabría esperar una contribución social y una biológica.

Entre la estructura social y el instinto

Es aquí donde se debate entre la emoción como construcción social o como algo específico, común hasta en grupos muy alejados. También se analiza como algunos modelos de actividad de unas emociones en concreto no han sobrevivido y, por lo tanto, difieren entre grupos. Otro punto destacable de estos estudios sería comprobar como el sistema nervioso central organizaría y dirigiría de forma específica la respuesta de cada emoción, caracterizando en gran medida los rasgos de cada emoción.

Dos mecanismos de valoración de sucesos creadores de emoción, uno rápido, automático, inconsciente, ya que requiere respuesta instantánea, y otro más lento, consciente, de evaluación, serían posiblemente los responsables de los diferentes modelos de respuesta. La carga social puede provocar la perdida de espontaneidad en una reacción, siendo un juego de ambos factores el que describe cada respuesta emocional.

La personalidad, la familia y la cultura serían focos de variación de las causas que despertarían el mecanismo emocional desde una palabra hasta una acción. Por lo tanto, se podría considerar que cada familia de emociones tendría un patrón característico de la familia, único, que es producto de la evolución, y unas variaciones de ese patrón causadas por las diferencias individuales y situacionales, que provendrían de un aprendizaje.

No hay comentarios

Aún no hay comentarios. ¿Quieres dejar un comentario?

Deja un comentario