Agua en Marte

Phoenix, el robot enviado el año pasado por la NASA a Marte, ha encontrado rastros de hielo en la superficie del planeta rojo.

Marte, también llamado Planeta Rojo ha sido centro de estudio desde el año 1963. Muchas sondas, robots, satélites, entre otros artefactos han contribuido a su exploración exhaustiva y muchos datos han sido recabados. Pero gracias a los más importantes, se han generado hipótesis de que alguna vez hubo vida en ese planeta debido a los posibles caudales de agua secos encontrados por los robots Spirit y Opportunity. Pero en el año 2007 la NASA envió a «Phoenix» a Marte para realizar más estudios; el 25 de mayo del 2008 pisó, por primera vez suelo marciano y se pudo comprobar si de verdad había agua en Marte.

Phoenix el científico

La NASA quiso profundizar en los estudios hidrográficos en Marte y construyo a «Phoenix», un robot que cuenta con un brazo robotico, una cámara panorámica de alta definición, una estación meteorológica, un laboratorio de análisis, y un espectrómetro de masas que toma las muestras y las calienta hasta que cambian al estado gaseoso (gracias a sus 8 hornos) para luego ser estudiadas. Todas estas herramientas tienen como objetivo determinar si hubo vida en Marte, estudiar las características del clima y la geología, y sobre todo, efectuar estudios de la historia geológica del agua, factor clave para descifrar el pasado de los cambios climáticos del planeta.

Descubrimientos: agua en Marte

Si se observa este planeta detenidamente, se puede apreciar que cuenta con dos casquetes polares que aparecen en la estación fría, pero que se van cubriendo por una especie de escarcha debido a la condensación del vapor de agua atmosférico. El 15 de Junio de este año, «Phoenix» realizó una excavación en las cercanías del polo norte de Marte, pero los científicos al ver materia blanca dudaron de si era sal o hielo. Lo lo más intrigante sucedió al día siguiente: al evaporarse la roca blanca y brillante, fue así como decidieron estudiar el supuesto hielo encontrado y no fue hasta el 19 de Junio que el robot envió los resultados de su laboratorio portátil, comprobando que el material era, efectivamente, hielo de agua. Además encontró que el pH del suelo que ronda el casquete polar es de 8 por lo tanto es alcalino, similar al de los valles de la Antártida.

Para finalizar, cabe destacar que este descubrimiento superó las expectativas de los científicos, ya que su mayor pesadilla era exacavar y no encontrar nada. Este hallazgo es algo extremadamente importante porque cada día nos vamos acercando y conociendo más a nuestro posible futuro hogar. Aunque todavía estamos a tiempo de corregir nuestro planeta para no tener que huir de los problemas causados por el hombre.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies