La Conferencia de Copenhague

Durante el pasado mes de diciembre, los medios publicaron muchas noticias sobre la cumbre que se llevó a cabo en esta ciudad danesa. Conozcamos, con perspectiva, los principales puntos a tener en cuenta sobre la Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU, que hoy quedó como sinónimo de fracaso.

La sequía es una de las consecuencias del cambio climático

La sequía es una de las consecuencias del cambio climático

Entre el 7 y el 18 de diciembre se celebró en Copenhague, Dinamarca, la COP 15, La Conferencia de Copenhague, sobre el Cambio Climático de la ONU 2009. Este evento de importancia internacional fue organizado por la CMNUCC (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático), al igual que las demás conferencias anuales que se han venido llevando a cabo desde 1995.

De acuerdo con los organizadores de la conferencia, el objetivo de la misma fue «la conclusión de un acuerdo jurídicamente vinculante sobre el clima, válido en todo el mundo, que se aplica a partir de 2012». ¿Por qué 2012? ¿Tienen algo que ver en ello los mayas o el planeta X? En absoluto: sucede que ese año termina el Protocolo de Kioto y es necesario elaborar un tratado que continúe con sus medidas.

El Protocolo de Kioto en pocas palabras

Hace doce años, exactamente el 11 de diciembre de 1997, en la ciudad japonesa de Kyoto los países industrializados se comprometieron a cumplir con una serie de medidas cuyo propósito es reducir los gases de efecto invernadero, al menos en un 5%. Detrás de esta medida está la preocupación por el cambio climático, cuyos efectos ya venimos padeciendo pero que, de acuerdo con los expertos, empeorará inevitablemente si no se hace algo al respecto.

De acuerdo con los datos de la ONU, la temperatura media en la superficie de nuestro planeta aumentará, de aquí al 2100, al menos 1,4 °C según las proyecciones más optimistas y casi 6 °C según las pesimistas. Esto traerá terribles consecuencias tanto para el ecosistema como para la economía, poniendo en peligro incluso la supervivencia de nuestra especie.

El rol de los Estados Unidos

Estados Unidos es el mayor emisor de gases contaminantes del mundo. Con tan sólo el 4% de la población mundial, consume un cuarto de la energía fósil (petróleo y carbón). Sin embargo, el gobierno no ratificó el Protocolo de Kyoto e incluso se retiró del mismo durante la presidencia de Bush, debido a las implicaciones negativas que tendría para la economía de su país el restringir las emisiones de los gases.

Desde entonces, ha habido mucho revuelo en torno a la cuestión: Al Gore, ex vicepresidente, conmovió al mundo con su documental Una verdad incómoda (que incluye datos hoy cuestionados por el escándalo del Climategate), y el actual presidente Barack Obama hizo un énfasis en su campaña en las medidas ecológicas que se disponía a adoptar. En esta oportunidad participó, pero no pudo lograr un acuerdo con China (el otro principal contaminante) y los resultados de la Conferencia fueron insuficientes para garantizar un acuerdo.
El futuro del clima de nuestro planeta aún está por resolverse. Es de esperarse que una futura (y pronta) conferencia llegue a un acuerdo concreto, antes de que sea demasiado tarde.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies