Culturas preincaicas del área andina (Parte II)

El pueblo chimú, habitante del área andina en la época inmediatamente anterior a la conformación del Imperio Inca, tenía algunas interesantes características en cuanto a su industria y mitología que detallaremos en esta entrada.

En continuidad con nuestra última entrada acerca de las Culturas preincaicas que habitaron aquellas zonas que hoy conocemos como Perú y Bolivia, es decir, el área andina, en esta oportunidad ahondaremos un poco más en la vida de los pueblos chimúes, de la costa norte, para luego adentrarnos en las Culturas preincaicas que habitaron la costa central y el altiplano, inmediatamente anteriores al Imperio Inca, que se desarrolló a partir de sus bases.

Artesanía e industria chimú

Este pueblo contaba con el bagaje cultural mochica, de quienes heredaron habilidad y especial arte en los objetos de cerámica, en particular los vasos dobles y el empleo de cerámica negra. También se especializaron en la metalurgia, alcanzando ésta su apogeo en la costa norte del Perú. Trabajaron el cobre, bronce, oro y plata y también incursionaron en la tumbaga, una aleación de cobre y bronce. Con respecto a esto, uno de los hallazgos arqueológicos más importantes de la zona fue el descubrimiento del tesoro de Illimo, cerca de Lambayque. Allí se encontraron gran cantidad de vasos de oro, con diseños hechos a base de la técnica del repujado, algunos com piedras turquesas incrustadas. Una figura particular encontrada en varios puntos de la zona era la del ídolo, personajes de pie decorados con diversos motivos en filigrana, parados sobre una especie de hacha en forma de medialuna. Los expertos suponen que representaban estos ídolos al jefe, de nombre Naymlap.

Mitología

Los chimúes creían que el hombre había sido creado por cuatro estrellas. Dos habían concebido a los caciques y nobles, y las otras dos a los comunes. Según la mitología, las estrellas hacían germinar los granos, por lo que eran la base de su calendario: los años comenzaban según la aparición de diversas estrellas en el cielo. De todos modos, la divinidad más absoluta era la Luna, aún más poderosa que el Sol, en tanto se la ve de noche y de día. A ella se ofrecían sacrificios de niños de cinco años y ofrendas de chicha y frutas.

Un objeto de veneración muy significativo de este pueblo era la piedra, que llamaban «Alec Poug» o «Dios de las Piedras». Según el mito, sus antecesores habían sido víctimas de la furia del Sol, cuya esposa había muerto, que los convirtió en piedras para vengarse de la humanidad, a quien culpaba por su muerte. También, cuando sufrían epidemias y enfermedades, atribuían tales penurias a la cólera de los dioses, a quienes intentaban apaciguar con ayuno y continencias.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies