Eclipse de luna

Los eclipses de luna han atemorizado a los hombres de la antigüedad. Actualmente, conocemos su origen y podemos predecirlos. Sin embargo, siguen pareciéndonos algo fascinante.

Datos del eclipse lunar

Datos del eclipse lunar

El sábado podremos contemplar un eclipse de luna que, según José Ángel Docobo, el director del Observatorio Astronómico ‘Ramón María Aller’ de la USC, será de “importante magnitud”.

¿Por qué se produce un eclipse?

Un eclipse de luna se produce cuando la luna pasa por alguna parte de la sombra de la Tierra. Este acontecimiento suele suceder unas dos veces al año. La razón por la que no se produce un eclipse cada vez que la luna pasa por detrás de la Tierra (luna llena) tiene que ver con la inclinación de la órbita de la luna, que puede estar en diferentes posiciones respecto a la tierra: puede estar detrás, pero en otras ocasiones también está por encima o por debajo de nuestra sombra.

Como dato curioso: algunos eclipses de luna tuvieron importantes consecuencias históricas. Por ejemplo, el eclipse del 27 de agosto del 413 a. c. tuvo mucho que ver en la derrota de Siracusa, ya que retrasó la partida de la flota griega.

También relacionado con las batallas, el eclipse del 20 de setiembre de 331 a. c. tuvo lugar 11 días antes de la batalla de Arbela. Como consecuencia del eclipse, los persas se desmoralizaron, lo que favoreció la victoria de Alejandro Magno.

Los que no se atemorizaron fueron los soldados del tribuno romano Sulpicius Gallus, que había previsto el eclipse del 3 de septiembre del 172 a. c, justo en la víspera de la batalla de Pydna.
También Colón utilizó un eclipse como estrategia. Aprovechó el eclipse del 1 de marzo de 1504 para atemorizar a los indios de la isla de Jamaica y conseguir que pertrecharan sus naves.

Eclipse de luna a la vista

Para observar el eclipse de luna, no hace falta tomar tantas precauciones como sucede con los eclipses de sol. El eclipse podrá verse mejor con la ayuda de prismáticos y telescopios, sobretodo cuando lo moleste la luz de la luna (llena, por cierto). Además, el eclipse podrá seguirse con prismáticos y telescopios «sobre todo, en los momentos en los que la luz de la luna llena no moleste», añade el director.

Para los amantes de los eclipses y demás fenómenos astronómicos, un dato:
el año que viene se podrán observar desde nuestro país un eclipse penumbral y otro parcial de luna, pero ninguno de ellos alcanzará la misma magnitud. Si hablamos de eclipses de sol, el próximo será parcial y tendrá lugar el 4 de enero de 2011. Pero si lo que esperamos es un eclipse total de sol, la espera será más larga… hasta el año 2026.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies