El Petauro del Azúcar, una subclase del canguro

Los petauros de azúcar, también llamados planeadores del azúcar, cada vez están más de moda entre los animales de compañía, ya que son unos animales muy amigables si se educan desde una temprana edad, y se pueden encontrar cada vez con más facilidad en las tiendas de animales, pero necesitan unos cuidados especiales y que sus dueños sean responsables y conozcan bien sus necesidades.

captura de bulhufas.es

captura de bulhufas.es

Estos animales son de la familia de los marsupiales; animales que da a luz crías muy poco desarrolladas que tienen que completar su maduración en el marsupio o bolsa de la madre durante un tiempo más prolongado hasta que están listos para salir al mundo exterior. Provienen de los bosques de Indonesia, Australia y Nueva Guinea y deben su nombre a su afición por los alimentos dulces.

En los laterales del cuerpo, entre las patas delanteras y las patas traseras se encuentran los repliegues de la piel que hace de piel aérea cuando el animal estira las patas; en esta posición pueden planear hasta 50 metros.

¿Una mascota marsupial?

Son de hábitos arborícolas y nocturnos, por lo que desarrollan la mayoría de sus actividades durante la noche y necesitan un espacio por el que puedan saltar y moverse sin problemas, por tanto una jaula convencional no sería lo adecuado para ellos. Sin embargo disfrutan mucho de compartir momentos con sus amos durante el día, como descansar en sus bolsillos; un petauro adulto mide entre 13 y 18 cm de hocico a la base de la cola, la cual es tan larga como el cuerpo, alcanzando así un total de unos 30-35 cm.

Son animales muy sociables, y si se trata con ellos cuando son jóvenes, se pueden crear unos vínculos muy fuertes entre hombre y petauro, pero de adultos son más difíciloes de domesticar. Son animales que viven en manadas de hasta 20 individuos, por lo que es aconsejable que convivan con más animales de su especie. También pueden llegar a convivir con las otras mascotas de la casa, como perros o gatos, siempre y cuando esto sea seguro para ellos y se les haya socializado adecuadamente, mediante técnicas como restregar un trozo de tela por el pelo del perro o gato y meterlo en el nido del petauro para que se habitúe al olor.

Hay que tener en cuenta que tienen dos glándulas de marcaje, que en machos sexualmente maduros carecen de pelo: una de ellas situada en la parte posterior de la cabeza y la otra por debajo del cuello, tras la barbilla. Esto significa que pueden desprender un olor fuerte, por tanto es conveniente limpiar la jaula habitualmente y alimentarles adecuadamente para que el olor no sea demasiado intenso; deben tener una dieta equilibrada, con una base de verduras, frutas y proteínas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies