Enfermedades en la historia

Diversas enfermedades han atacado al hombre a lo largo de los siglos. Por fortuna, la humanidad ha aprendido a defenderse contra muchos de estos flagelos.

Hoy en día, las noticias sobre la gripe H1N1, también conocida como gripe A o gripe porcina, salpican los medios de comunicación de todo el mundo. Mientras que la Organización Mundial de la Salud aún no ha elevado al máximo la escala que indica el riesgo de pandemia, diversas publicaciones científicas advierten sobre los efectos que podría tener el virus al expandirse por la población mundial.

Pero ésta no es la primera vez que los seres humanos nos enfrentamos con una enfermedad contagiosa que nos amenaza a todos. Y posiblemente, hayamos aprendido mucho de viejas enfermedades en la historia que atacaron al hombre. Como éstas.

La peste bubónica

También conocida como peste negra, se trató de una epidemia que diezmó a la población europea durante el siglo XIV. Se contagiaba a través de la picadura de las pulgas de las ratas. Las malas condiciones de higiene en las que vivían las personas favorecieron la propagación de la enfermedad. Hubo algunos brotes más pero ninguno tan violento. Hoy en día, con control de las plagas como las ratas y el descubrimiento de antibióticos, esta enfermedad no representa una amenaza, pero en su momento tuvo una tasa de mortandad que alcanzaba el 90%.

La tuberculosis

Es una enfermedad infecciosa que ataca los pulmones pero que también puede propagarse a otros órganos y hasta atacar al sistema nervioso. Se la considera una de las enfermedades más prevalentes en el mundo. Se reconoce a los enfermos principalmente por su tos característica, con sangre en el esputo, mareos, pérdida de peso y fiebres.

Hoy en día, hay medicamentos para tratarla, y la vacuna BCG es la medida de prevención más adecuada para frenar el avance de esta enfermedad. Sin embargo, la tuberculosis aún representa un riesgo para los bebés, los ancianos y las personas con problemas de salud (tales como los portadores de HIV). Las condiciones de vida insalubres también aumentan las posibilidades de contraer la enfermedad.

La sífilis

La sífilis era, antes de que llegara el sida en los años ochenta, la enfermedad de transmisión sexual más temida. Tal como el sida, la sífilis también es una enfermedad crónica, y muchas veces los enfermos la padecen durante años sin traslucir ningún tipo de síntomas, pudiendo sin embargo contagiarla. La sífilis hizo estragos entre los pueblos americanos en la época de la conquista, cuando los europeos la trajeron al nuevo continente. Sin embargo, la humanidad ganó una importantísima batalla cuando en 1928 Alexander Fleming descubrió la penicilina, antibiótico que sirve para tratar la enfermedad, que en la actualidad es fácilmente tratable.

Evidentemente, los seres humanos contamos hoy en día con muchas ventajas a la hora de armarnos contra una enfermedad que nos amenaza, pero no siempre fue así a lo largo de la historia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies