Gianni Vattimo y el pensamiento débil

El controvertido pensador italiano Gianni Vattimo ha elaborado, como se verá a continuación, una singular propuesta teórica de la mano de los filósofos Martin Heidegger y Friedrich Nietzsche. En ella combate y critica todos los excesos de la tradición metafísica occidental, y propone en su lugar, una alternativa de reflexión abierta y plural: el famoso pensamiento débil.

El controvertido pensador italiano Gianni Vattimo ha elaborado, como se verá a continuación, una singular propuesta teórica de la mano de los filósofos Martin Heidegger y Friedrich Nietzsche. En ella combate y critica todos los excesos de la tradición metafísica occidental, y propone en su lugar, una alternativa de reflexión abierta y plural: el famoso pensamiento débil.

El fin de la modernidad

Desde el fracaso absoluto de las ideologías más relevantes en la historia de las sociedades, que en el siglo pasado se evidenció más que nunca, se ha querido encontrar la causa de la ineficiencia de tales sistemas de pensamiento. Mentes agudas y lúcidas se afanaron en tal menester, y en general, se advirtió que una voluntad de modernidad voraz, que fundamentaba la mayoría de estos paradigmas- motivada siempre en rompimientos revolucionarios, en aras de una idea de progreso total-era el que descomponía cualquier posibilidad de satisfacción, con referencia a la obtención del máximo bienestar de vida para los seres humanos. Los devastadores conflictos bélicos y los holocaustos terribles del siglo XX, han sido más que elocuentes en el sentido de que tal vereda de civilización no es la más conveniente, en lo absoluto.

El pensamiento débil

De acuerdo a lo anterior y tomando como punto de partida una lectura inédita y valiente de los filósofos que anunciaron el fin de la metafísica, Nietzsche y Heidegger, el italiano Gianni Vattimo discípulo del gran Hans-George Gadamer, se encargo por su propia cuenta de concebir una alternativa de teorización en donde: de acuerdo a la referencia de Nietzsche acerca del ámbito de la decadencia de Occidente, en virtud de su agotamiento intelectual; y tratando de paliar y recomponer el olvido del ser que ha acontecido en los discursos filosóficos imperantes hasta nuestra actualidad como lo ha manejado Heidegger; Vattimo estructura un discurso “débil” que no trata de revolucionar, ni de imponer absolutamente nada; si no más bien, de abrirse por completo a un ininterrumpido diálogo hermenéutico con todas las disciplinas, las ideologías y las ciencias, para permear al ser comunicacional que nos corresponde, con una diversidad integral que ofrezca plenitud y libertad de ser sin límites.

Ética e interpretación

Gianni Vattimo no renuncia así, a la utilización de los términos y la estructura de los discursos metafísicos obsoletos, puesto que probablemente sean los únicos posibles para nosotros. Y sin embargo evadiéndoles toda rotundidad, dimensionándolos en un ámbito dialogal permanente de sano relativismo, Vattimo logra sortear todo peligro nihilista, para acceder y recuperar- pero ahora con un positivo talante crítico-posmoderno- discursos que se tenían ya por perdidos, como por ejemplo el de la creencia religiosa. De tal suerte que el pensamiento débil es una propuesta que integra en su composición el cuidado, la voluntad ética del reconocimiento y el respeto tolerante de las demás perspectivas humanas, y sin renunciar a mirar hacia lo trascendente; pero ya no vociferando dogmas nunca más, sino mejor asumiendo el valor de escuchar e interpretar el milagroso silencio del mundo, en todas las voces.

  1. Buen resumen de todas maneras no concuerdo con su concepción del fin de las grandes ideas y de los dogmas trascendentes en nuestro mundo occidental.Actualmente se viveuna etapa de crisis como la que vivio Grecia hacia sus ultimos tiempos y como similarmente ocurrió con los romanos, es decir tal vez la modernidad este llegando a su ocaso sin que esto signifique el fin del mundo occidental, es tan sloo el preambulo de algo nuevo, que aún no ha llegado pero esta por llegar.Tanto Vattimo como los de la respetable escuela de Frankfurt son en el fondo iluministas izquierdosos decepcionado con el fracaso de su proyecto de modernidad que genero más monstruos que panaceas y deben de alguna forma idear y justificar la subsistencia de la modernidad como lo absoluto y definitivo.Es importante que también se traten teóricos post modernos que hacen una auténtica y sincera crítica a la modernidad como son Paul Ricoeur,Marco Tarchi, Alain De Benoist y Guillermo Faye que plantean un pasado que tiene futuro es decir retomar nuestras raices culturales y espirituales nuestras tradiciones e identidades propias de nuestro occidente y adaptarla a los dias de hoy, el «pensiero debole» es a mi criterio para el mal perdedor.

  2. Emilio Jaquez 6 abril 2011, 2:57 am

    No creo como plantea Edgardo que el pensamiento debil sea para perdedores, si bien es cierto que el término puede prejuciar de antemano a un lector. Me parecen validas las criticas a la modernidad y me parece valida la apertura a las novedades que taen los cambios del mundo actual, en todos los ordenes y por tanto en el pesnamiento filosofico. Creo que en esencia, la modernidad fue una reaccion al viejo orden medieval, pero al igual que este y con menos duracion, se convirtio en un sistema todo intolerante, envolvente y excluyente en todos los aspectos. La Burguesia que revolucionó el mundo en contra de las viejas tradiciones se convirtió de repente en algo similar o peor que lo viejo que criticaba y este seria el mas simple de los ejemplos, por tanto no es de extrañar que sin necesidad de un nihilismo, las mismas razones que promovieron la modernidad, sse vean abocadas a postular la necesidad de un nuevo rompomiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies