Harbinger3_DR: arcaica reliquia de nuestro ADN

Investigaciones genéticas realizadas en Alemania y Hungría estudian el patrón de comportamiento de un organismo antecesor de algunos genes del ADN humano actual y que hoy vive en otros animales. La utilización de este organismo en la emergente Terapia Génica podría hacer grandes aportes a la medicina. Descubramos porqué.

En un interesante artículo del portal americano Scientific American nos cuentan a cerca de las recientes investigaciones realizadas en el Centro Max Delbrück de Medicina Molecular de Berlín. Investigadores de este centro están estudiando un organismo que vive en animales como el pez cebra y que fue antecesor de al menos dos genes del ADN del hombre actual. Ese organismo que los científicos llamaron Harbinger3_DR está asociado a un tipo de genes que son capaces de desprenderse del lugar del genoma donde se encuentran inicialmente para incrustase en un nuevo punto del mismo.

Estudios realizados

Como en el genoma humano sólo quedan rastros del Harbinger3_DR original hubo que estudiar otros organismos para conocer su comportamiento. Estudiando a los peces cebra se demostró que una vez que el gen se desprende de su ubicación inicial, siempre tiende a reubicarse en una parte del genoma donde hay una secuencia particular de ADN.

Una vez demostrado esto, el objetivo fue ver operar el Harbinger3_DR en una célula humana. El reciente estudio realizado en el Centro Max Delbrück, consistió en alterar la estructura del organismo existente en el pez cebra adoptándola con los componentes necesarios para observar su comportamiento en células humanas.

Se observó que a diferencia de otros genes, que normalmente codifican proteínas útiles para el organismo, el Harbinger3_DR sólo codifica lo necesario para moverse alrededor del la cadena de ADN. Se encontró una enzima que es la encargada de “cortar” y “pegar” el gen en la nueva zona del ADN y también se observó que en este proceso interviene una molécula que se encarga de llevar la encima del gen al núcleo de la célula para dar comienzo al proceso.

Según los científicos, en los estudios venideros se intentará establecer más detalladamente cómo las sustancias antes mencionadas controlan la zona de inserción del gen. Suena lógico ya que esta característica de insertarse en un punto específico del ADN hace al Harbinger3_DR un gen digno de ser estudiado.

Aporte científico del Harbinger3_DR

Conociendo detalladamente el patrón de comportamiento de este tipo de genes podrían utilizarse en la Terapia Génica como vehículos de transferencia para genes terapéuticos.

Actualmente los virus inactivados son el único medio para insertar genes en el ADN de los pacientes y la inserción viral supone serios riesgos. Puede causar leucemias letales y aunque no suceda comúnmente, los virus debilitados también pueden recuperar su capacidad para reproducirse lo cual implicaría que se vuelvan infecciosos para el paciente.

Conclusión

Estos descubrimientos son sólo una prueba más del avance científico que significan los estudios del ADN, que han desarrollado nuevos conceptos a nivel médico como la Terapia Génica, y que evidentemente son sólo los primeros pasos en un terreno de estudio que es infinito. Este último punto, a mi entender, resulta realmente alentador porque seguramente los aportes a la sociedad también serán infinitos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies