Identificaron dos nuevas bacterias

El hallazgo se concretó en catacumbas ubicadas en Roma. Los científicos italianos encargados del descubrimiento piensan que estos microorganismos podrían ser útiles para desarrollar nuevos métodos de preservación del patrimonio cultural, junto a distintos antibióticos para combatir ciertas enfermedades.

Las dos nuevas bacterias, halladas en los muros de las catacumbas de San Calixto, en Roma, fueron descubiertas gracias al trabajo de un equipo de científicos italianos de la Universidad de Mesina, ubicada al sur de Italia. La investigación y sus resultados fueron publicados en la prestigiosa revista británica «International Journal of Sistematic and Evolutionary Microbiology».

Aparentemente, las bacterias halladas conforman un gigantesco cementerio subterráneo de quince hectáreas. El área presenta tumbas construidas sobre finales del siglo II después de Cristo. El nombre del sector está relacionado con el Papa San Calixto I, y alberga los restos de más de treinta pontífices y mártires, junto a numerosos romanos cristianos de la época.

Daños en edificios históricos

De acuerdo a lo explicado por los responsables del proyecto de investigación, las bacterias halladas y otras son capaces de desarrollarse sobre las paredes de las tumbas subterráneas, provocando importantes daños en las estructuras edilicias, que evidentemente forman parte del patrimonio cultural italiano y europeo.

Dentro de esa gama de especies de bacterias, se han encontrado dos nuevos tipos en superficies descompuestas de las catacumbas. Se trata de bacterias pertenecientes al grupo Kribbella, que de acuerdo a los análisis realizados por este grupo de investigación han sido responsables de la destrucción de los muros que existían en el lugar.

Los caminos que se abren

¿Qué beneficios o ventajas puede aportar este descubrimiento a la ciencia o a la técnica?. En primer término, a través de un mayor estudio de esta clase de bacterias, los investigadores creen posible el desarrollo de nuevas metodologías para optimizar la conservación de monumentos y otras construcciones que conformen el patrimonio cultural de un país o de la humanidad entera.

Por otro lado, se habría comprobado que los nuevos microorganismos hallados podrían producir moléculas de propiedades biológicas muy útiles para la salud humana, principalmente para el desarrollo de enzimas y antibióticos. En consecuencia, el descubrimiento implicaría un doble campo de acción.

Bacterias enigmáticas

Otra conclusión a la que pudo llegar el equipo científico dedicado a este descubrimiento fue que las características particulares del sector de catacumbas indicado permitió el desarrollo de especies únicas, algo que vendría a confirmar que mínimas variaciones en un microambiente podrían provocar cambios en las especies de bacterias, hasta transformarlas en nuevas clases.

Por último, vale destacar que las bacterias del género Kribbella, descubierto inicialmente en 1999, se han hallado en los lugares más disímiles, desde una mina del medioevo ubicada en Alemania hasta en un hipódromo sudafricano. Esto, por supuesto, sólo agrega interrogantes con respecto a su real origen y línea evolutiva.

En síntesis, estas dos nuevas especies de bacterias, denominadas Kribbella catacumbae y Kribbella sancticallisti, permiten iniciar el camino para el desarrollo de nuevas formas de protección del patrimonio cultural, además de su aplicación en el campo de la salud. Por si esto fuera poco, también podrán arrojar luz sobre las condiciones de surgimiento de esta clase de bacterias.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Get an awesome sticky message bar!Download