La información, objetivo del Día Mundial de la Psoriasis

Como cada año, el 29 de octubre se celebra el Día Mundial de la Psoriasis. Este es un buen momento para aclarar conceptos sobre este trastorno de la piel que, se estima, afecta a un 2,3 % de la población española y que, puede provocar desórdenes psicológicos que una mayor información podría solventar.

La información, objetivo del Día Mundial de la Psoriasis

La información, objetivo del Día Mundial de la Psoriasis

La piel es nuestro envoltorio natural, lo primero que los demás ven de nosotros. Las afecciones de la piel han estado, además, históricamente asociadas a enfermedades contagiosas o a condiciones higiénicas inadecuadas. Por todo ello, los desórdenes cutáneos causan tanto dolor emocional a los que los sufren. La información clara y veraz es lo único que puede evitar que la ignorancia aumente y agrave la situación. Por ello, con motivo del próximo Día Mundial de la Psoriasis, queremos intentar arrojar un poco de luz sobre un tema ciertamente desconocido por muchos.

La psoriasis, una dolencia autoinmune

La psoriasis es una enfermedad autoinmune de carácter inflamatorio cuyo signo más evidente es la formación de lesiones en la piel. Y aunque se cree que puede tener un componente hereditario que haga a unos individuos más propensos a tenerla que otros, su desencadenante exacto se desconoce.

El sistema inmunitario de la persona que tiene psoriasis afecta sin motivo justificado a su tejido corporal, provocando una producción anormalmente rápida de células de la piel nuevas que hace imposible la eliminación natural de todas las antiguas, las cuales se van acumulando en la epidermis dando lugar a las lesiones cutáneas.

Efectos de la psoriasis y su tratamiento

Si hablamos de las molestias asociadas a las lesiones que provoca la psoriasis, debemos, por los motivos que antes comentábamos, distinguir las de carácter físico de las de carácter psíquico.

Desde el punto de vista físico, las placas causadas por la acumulación de células muertas en la piel, en los tipos de psoriasis más frecuentes, son zonas enrojecidas e inflamadas, que rápidamente se vuelven escamosas y se caen con facilidad.

Los tratamientos para estas lesiones dependen de la extensión y nivel de la psoriasis, y van desde la terapia exclusivamente tópica a base de cremas o champús a las más novedosas terapias biológicas (que actúan sobre el propio sistema inmune), pasando por la fototerapia (tratamiento de luz ultravioleta) o la terapia farmacológica sistémica (oral o inyectada).

Pero la psoriasis tiene, como es lógico, un impacto en la vida diaria de las personas. El estigma social que arrastran las enfermedades de la piel (aunque en este caso no es exclusivamente una enfermedad de la piel, sino un trastorno del sistema inmune que se manifiesta con lesiones cutáneas), hace que muchos pacientes presenten baja autoestima y problemas laborales y sociales. Las secuelas emocionales de la psoriasis suelen ser más graves cuanto más joven es la persona afectada, por tanto, es necesario incluir un tratamiento psicológico y ayudar en la lucha contra el rechazo y la incomprensión social. Es decir, que el tratamiento de la psoriasis nos incluye a todos.

Foto | Fotolia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies