La cuenta regresiva

Este miércoles en Ginebra, en la frontera entre Francia y Suiza se lanzará el mayor experimento científico a realizarse en la historia de la humanidad. Se trata de la “Máquina de Dios”, llamada así por los científicos involucrados que tratarán de dilucidar cómo se generó el Big Bang y cómo fue el principio del universo y saber más acerca sobre las leyes que rigen en el universo.

Falta muy poco, apenas unas horas cuando en la madrugada del miércoles en Ginebra se ponga en funcionamiento a la Máquina de Dios, construida hace 20 años por científicos de 80 países involucrados y ansiosos por encender el botón principal y que empiece a funcionar. Sin duda es el experimento científico más grande en la historia de la humanidad, el más importante por sobre todos; el objetivo central es conocer o dar respuestas sobre el origen del universo y sobre las leyes de la física que rigen en el universo. Este “chiche” (juguete) de la ciencia costó U$S 6.000 millones y tiene 27 kilómetros, como ya dijimos demando unos 20 años en su construcción y mañana comenzará a contestar las preguntas que muchos científicos quieren responder desde hace miles de años.

El LCH provoca reacciones contrapuestas

Su nombre científico es Gran Colisionador de Hadrones (LCH según su nombre en inglés), también conocido a secas como un “acelerador”. Sobre su función, utilidad y su denominación, es una máquina capaz de acelerar y hacer chocar partículas. El LCH permitirá recrear el universo cuando tenía apenas una millonésima de millonésima de segundo. Haciendo colisionar haces de partículas relativamente pesadas (como los protones de los átomos que tenemos en nuestro cuerpo o en el ambiente) y a partir de ello se producirá una lluvia de partículas de energía extremadamente alta.

Se puede llegar a dar el descubrimiento de una partícula, cuya existencia no ha sido comprobada y se trata del bosón de Higgs, que también es conocida como “partícula divina o de Dios” porque permitiría explicar el mecanismo del origen de las masa de las partículas. De Allí lo de Máquina de Dios.

Un físico y divulgador científico del proyecto afirma que “Esta máquina puede recrear las condiciones más primordiales y más energéticas que se piensa, hubo en el universo embrionario». El mismo ha afirmado que lo de “Hadrones” es porque los protones (las partículas que van a entrar en colisión) son como un tipo de hadrón. Otra cosa de las que se dicen es que cuanto más energético sea el impacto, gracias al tamaño de los colisionadores, más y mejores detalles se podrán obtener sobre el universo sus primeros instantes de existencia.

Este novedoso y gran proyecto científico también tiene sus controversias, sobre lo que puede llegar a pasar después de que se accione la máquina. Algunos dijeron que estaremos cerca del apocalipsis este mismo miércoles; otros, que no sería el fin del mundo, sino el comienzo de una nueva era; los más optimistas aclaran que se llevará a cabo con total seguridad y que no va a traer problemas.

La cuenta regresiva ya empezó, por lo menos hace 20 años cuando se comenzó a construir, mañana ya estará en la historia de la ciencia una vez que se apriete el botón poniendo a funcionar la Máquina de Dios. ¿Responderá nuestras preguntas?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies