La hormiga pionera

Científicos de la Universidad de Texas, en Austin, Estados Unidos y del Museo de Historia Natural de Karlsruhe, Alemania, han descubierto recientemente una ancestral especie de hormiga que aparentemente sería el pariente más antiguo de este insecto. El hallazgo fue concretado en la selva amazónica, y la nueva especie se denominó Martialis eureka (hormiga de Marte).

El sugestivo nombre se debe a las extrañas características de esta tipología de hormiga, que es completamente ciega, de hábitos subterráneos y fuertemente depredadora, a pesar de contar solamente con unos dos a tres milímetros de largo. Su ferocidad se debe a las importantes mandíbulas que posee, con las cuales ataca a sus presas y obtiene su alimento.

El mencionado descubrimiento, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, contribuiría en gran manera a incrementar nuestros conocimientos sobre la biodiversidad y las características que presenta la evolución de las hormigas, uno de los insectos más importantes desde el punto de vista ecológico en el planeta.

Casualidades provechosas

En cierto modo, puede decirse que el hallazgo de esta nueva especie fue obra del azar. Es que la hormiga pionera en condiciones de estudiarse fue encontrado en 2003 en un lecho de hojas de una empresa agropecuaria brasileña, más específicamente en la localidad de Manaus, Estado de Amazonas, Brasil. El mismo grupo de investigadores había hallado otro ejemplar en 1998, pero debió descartarse debido a un error en la conservación.

Con posterioridad a la realización de los correspondientes estudios morfológicos y genéticos, los investigadores de la Universidad de Texas, en Austin, Estados Unidos y del Museo de Historia Natural de Karlsruhe, Alemania, pudieron comprobar que se trataba de una especie, género y subfamilia de hormiga desconocida hasta el momento. Asimismo, resulta más fascinante el hallazgo al conocer que Martialis eureka podría ser el eslabón perdido entre hormigas y avispas.

Vale recordar que las hormigas evolucionaron de las avispas hace más de 120 millones de años. De acuerdo a las teorías más aceptadas, estos laboriosos insectos fueron evolucionando con gran rapidez en distintas variedades, algunas de las cuales se especializaron en la vida subterránea, mientras que otras se desarrollaron en árboles o adoptaron alas.

La primera en aparecer. La hormiga pionera

Aparentemente, las especies ciegas subterráneas habrían sido la primera variedad en desarrollarse, por lo tanto estaríamos en presencia del primer eslabón en la cadena evolutiva de las hormigas. La «hormiga de Marte» dataría de hace más de 100 millones de años, por lo que habría surgido 20 millones de años después de la separación con las avispas.

El aspecto inicial, en consecuencia, habría sido mucho más parecido al de una avispa. De acuerdo al grupo de investigación, ese ancestro primigenio habría sido similar al Sphecomyrma, un fósil de la era cretácea que marcó la división entre avispas y hormigas.

Nuevas oportunidades

Evidentemente, este descubrimiento toma aún más importancia si tenemos en cuenta que se trata del hallazgo más reciente de una nueva subfamilia de hormigas desde 1923. Por supuesto, el campo que abre en cuanto al estudio del origen de esta especie es inconmensurable, tan amplio como el espacio de tiempo que nos separa de aquel escenario prehistórico.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies