La monarquía española: matrimoniadas I

Como se suele decir de aquellos barros vienen estos lodos… No sabemos si el origen de este refrán fueron las estrategias conyugales de la casa real española, pero la verdad es que bien podía haberlo sido. Como ya sabrás, a lo largo de la historia la monarquía española y sus diferentes coronas, se han encontrado en el altar y consumado el matrimonio primos, cuñados, tíos…

La monarquía española: matrimoniadas I

La monarquía española: matrimoniadas I

¿Consecuencia? Carlos II fue el caso más conocido, apodado el Hechizado. Por aquella época la Santa Inquisición aseguró que era debido a influencia diabólica y a la temida brujería. A día de hoy sabemos que fue debido a los sucesivos matrimonios consanguíneos… Esto terminó desembocando en que Carlos II fuera estéril y la corona de los Austrias, también llamada de los Habsburgo, llegará a su fin.

La monarquía española: Los Reyes Católicos y sus estrategias conyugales

Todo empieza cuando una jovenzuela de Castilla contrae matrimonio con un aragonés. Sus nombres probablemente te suenen: son los Reyes Católicos Isabel I y Fernando I. Ambos tuvieron cinco hijos: Isabel, Juan, Juana, María y Catalina. Gracias a este matrimonio las Coronas de Aragón y Castilla se unieron y con los posteriores casamientos de sus hijos y nietos, la Corona de Castilla y Aragón sumaría diferentes territorios a su mandato.

La primera de sus hijas empieza con polémica. Isabel II tenía 20 añitos y allí estaba, en el altar frente al que estaba a punto de convertirse en su marido. Un inminente esposo de 15 años. El jovencito era Alfonso, hijo del rey Juan II de Portugal. Por tanto, con este matrimonio se unían las Coronas de Castilla-Aragón y Portugal. Al final la cosa no pareció salir tan mal como esperaban. Surgió el amor entre los jóvenes. Isabel se enamoró perdidamente del quinceañero portugués. Pero si hay algo que también caracteriza a la monarquía española son los dramas inesperados. Antes de cumplir un año de casados Alfonso tuvo una caída de un caballo y murió. Isabel se quedó viuda antes de lo que esperaba.

Triste con un fuerte pesar, Isabel nunca volvió a ser la misma. Volvió a España como la princesa viuda de Portugal y con la intención de hacerse monja. Pero sus padres tenían otros planes para ella… Después de la muerte e Alfonso, había otro heredero a la corona de Portugal y los reyes católicos no iban a dejar escapar esta oportunidad de unir dos grandes monarquías. Manuel era la opción. Era primo del difunto y obviamente, después de semejante disgusto, Isabel no quería contraer matrimonio con el susodicho, pero finalmente, la presión de sus padres pudo con ella. De esta forma, Isabel II se convierte en reina de Portugal. Manuel e Isabel II tuvieron un hijo llamado Miguel. y parece que este era el único propósito que tenía la pobre mujer, regalar a sus padres y a la tierra lusa con un heredero. Unas horas después de que diera a luz, Isabel murió.

Matrimonio con los Austrias a cualquier precio

Por otro lado tenemos a Juan, un pobre infeliz de salud precaria. Fue el segundo hijo de los Reyes Católicos y se casó con Margarita de Austria. Otro matrimonio truncado, ya que 6 meses después de la boda, Juan I murió por viruela. Margarita de Austria era de la Corona de los Habsburgo, hija de Maximiliano I y María de Borgoña. Estas coronas tampoco pudieron unirse, ya que aunque la joven Margarita quedó embarazada antes de la muerte de su esposo, esta perdió el hijo en el parto. Menos mal que Maximiliano I y María de Borgoña tenían más hijos… Fue tanta la suerte que los Reyes Católicos tenían una tercera hija llamada Juana y apodada la loca, quien contrajo matrimonio con Felipe y por fin, el deseo de unir la Corona de Castilla y Habsburgo se hizo realidad.

Mientras el tema de la Corona de los Austrias ya estaba solucionado, Manuel de Portugal era un pobre padre soltero y para alegrar un poco al muchacho, los Reyes Católicos continuaron con su política de uniones conyugales y casaron a su cuarta hija María con Manuel I de Portugal.

La última de sus hijas, Catalina, fue prometida a la tierna edad de 3 años con Arturo, heredero al trono inglés. El matriminio se culminó, pero cinco meses después Arturo murió. Menos mal que Arturo tenía hermanos, sino la presencia española en tierras inglesas se hubiera tambaleado. Catalina terminó casándose con el hermano del fallecido, Enrique VIII. Unión que terminó por engendrar a la famosa María Tudor (María I de Inglaterra), la tercera mujer en acceder el trono inglés.

Parece un culebrón, pero ya sabes que la realidad supera la ficción… ¿Conocías estos parentescos? Pues aún hay mucho más…

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Get an awesome sticky message bar!Download