La política en los Juegos Olímpicos

Los Juegos Olímpicos son un evento importantísimo a nivel mundial en donde no solo se dirimen diferencias deportivas (si es que algo así existe), sino que también reflejan las disputas políticas de los países participantes. Y Beijing 2008 no es la excepción.

El mundo mira a China. En Beijing se están llevando a cabo la 29ª edición de los Juegos Olímpicos de la era moderna. 16.000 atletas de 205 países diferentes competirán durante 19 días por conseguir las ansiadas medallas de oro, plata y bronce, o acaso simplemente participar de la competencia. El deporte está de fiesta. La cita se repite cada cuatro años desde 1896. Los mejores deportistas del mundo se reúnen para competir poniendo en juego no sólo sus habilidades, sino también lo más noble del espíritu humano, exaltado por la práctica del deporte.

Pero también los Juegos son reflejo de la política del mundo. Algo que debería estar lejos del espíritu deportivo. Pero que no es así.

Un poco de historia sobre los Juegos Olímpicos

Los juegos modernos no han podido separarse de los conflictos que se sucedieron y se suceden en el mundo de hoy, ni tampoco de la idiosincrasia del hombre, de su manera de pensar y de su visión de la realidad.

Los terceros Juegos Olímpicos, por ejemplo, realizados en Saint Louis, Estados Unidos, en el año 1904, dejaron plasmada su impronta racial, al hacer desfilar en la inauguración a hombres que consideraban de razas inferiores y que luego competirían en eventos paralelos sin registro oficial.
Los Juegos de Londres del 1908 presentaron inconvenientes también durante el desfile inaugural ya que los competidores irlandeses se negaron a participar bajo estandarte británico. Lo mismo sucedió con los finlandeses que no quisieron hacerlo bajo bandera rusa. Por su parte, el abanderado de Estados Unidos se negó a reverenciar al rey Eduardo VII.

Pero fue en el año 1936 cuando los Juegos Olímpicos y la política estuvieron más de la mano. El evento se llevó a cabo en Berlín, en tiempos de Adolf Hitler. Los Juegos se utilizaron como campo de propaganda para mostrar al resto del mundo la supremacía nazi. Estados Unidos amenazó con boicotear los Juegos, pero finalmente accedió a participar. En cambio España si boicoteó las olimpíadas, y tuvo intención de realizar competencias paralelas que finalmente se suspendieron por el comienzo de la Guerra Civil.

Incidente del baño sangriento

Durante las olimpíadas de Melbourne, Australia, del año 1956, se produjo un encuentro entre las selecciones de Hungría y de la Unión Soviética en waterpolo. Un par de meses antes una manifestación estudiantil en Budapest, que reclamaba la liberación de Hungría de la órbita soviética, produjo un levantamiento de las tropas rusas que acallaron con extrema violencia a los manifestantes, y que derivó en un enfrentamiento con movilización de tanques y la utilización de artillería pesada.

La violencia utilizada por los soviéticos fue tajante, y las heridas no habían cerrado ni mucho menos al momento del encuentro entre las dos selecciones. El resultado fue un 4-0 a favor de Hungría. El partido estuvo plagado de golpes de puño y agresiones entre los jugadores. El público, que apoyaba a Hungría, estaba enardecido. Cerca del final, el jugador estrella de los húngaros, producto de un puñetazo, comenzó a sangrar. La multitud se enfervorizó aún más y la policía decidió suspender el partido a falta de un minuto para el final. El hecho pasó a la historia como “El incidente del baño sangriento”.

Munich

Es probable que las olimpíadas del año 72 estén más asociadas a la masacre de los atletas israelíes que a las competencias deportivas en sí. Fue el 5 de septiembre, cuando un grupo de terroristas palestinos secuestró a once de los veinte atletas de Israel que participaban de los Juegos. Luego de pedir la liberación de cientos de presos políticos, el grupo se decidió a fugarse del país, pero en un enfrentamiento con la policía alemana en el aeropuerto de Munich resultaron muertos cinco de los ocho terroristas y los once atletas israelíes.

Boicots en los Juegos

Los siguientes juegos de Montreal, del año 76 sufrieron los boicots de los participantes africanos, que solicitaban la exclusión de Nueva Zelanda, que había jugado contra Sudáfrica, país que estaba excluido por el Comité Olímpico Internacional (COI), por su política del apartheid. Como los neocelandeses participaron, las naciones africanas se negaron a ir.

Los siguientes juegos del 80 y del 84 en Moscú y Los Ángeles respectivamente sufrieron boicots de los países implicados en la Guerra Fría, que se negaron a concurrir al país enemigo, y promovieron la misma actitud en países aliados.

Beijing 2008

En los Juegos Olímpicos que se están llevando a cabo ahora mismo, la política no puede quedarse de lado. A las especulaciones en cuanto a ataques terroristas o denuncias por violaciones a los derechos humanos de parte del país anfitrión, se suma una nueva historia. En estos días se esta produciendo un enfrentamiento entre Georgia y Rusia por los intentos separatistas de Osetia del Sur. Se asoma un conflicto severo que ya está derramando sangre por las calles georgianas. La guerra se instaló.

Mientras tanto, en Beijing continúan las competencias. Los equipos se enfrentan. Los atletas compiten. Y este miércoles 13, como guiño del destino, dos selecciones se jugaron el honor en una cancha de volley de playa. Fueron las selecciones de Rusia y de Georgia. Dos mujeres nacidas en Brasil, que representaban a Georgia, ganaron el juego. Pero esta vez no hubo baño de sangre. Al menos no en la cancha.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies