La tierra nos habla

Siguen concretándose importantes descubrimientos arqueológicos, que dejan en claro todo lo que el hombre aún debe descubrir sobre su pasado y el de todas las especies que en algún momento habitaron el planeta. En este caso, el más antiguo dinosaurio acorazado ha sido hallado en Bolivia.

Se trata de las huellas más antiguas halladas hasta hoy de un dinosaurio acorazado en el hemisferio sur. Un grupo de paleontólogos argentinos concretó el descubrimiento, que cobra importancia teniendo en cuenta que hasta el momento existían evidencias de este tipo de dinosaurios de unos 60 millones de años atrás como máximo. Sin embargo, las huellas halladas tienen 140 millones de años.

El descubrimiento es fantástico para conocer más sobre el pasado de esta especie, ya que se trata de 300 huellas del llamado “dinosaurio acorazado”. El hallazgo se efectuó en la localidad de Icla, ubicada a 137 kilómetros de Sucre, la capital del estado boliviano de Chuquisaca.

La tierra nos habla: la importancia del descubrimiento

De acuerdo a los principales expertos en la materia, se trata de las huellas más antiguas de dinosaurios halladas hasta hoy en el país del altiplano. El equipo de investigación estuvo conducido por especialistas de la Fundación Félix de Azara de la Universidad Maimónides de Argentina.

En tren de mantener el rigor científico, vale aclarar que las huellas descubiertas son las más antiguas en el continente de la especie denominada acorazado, pero no así de dinosaurios en general, ya que en Argentina existen rastros confirmados de unos 230 millones de años de antigüedad, más concretamente del período triásico.

Entrando en mayores detalles, podemos decir que los acorazados son un tipo de dinosaurios, catalogados entre los anquilosaurios y ceratopsios, cuyos rastros habían sido descubiertos hasta hoy en el hemisferio norte. Sin embargo, desde hace varios años se sabe que también habían habitado el hemisferio sur del planeta.

El primero en Sudamérica

En Australia existen esqueletos de acorazados con una antigüedad de 120 millones de años, pero sin embargo en la zona sur del continente americano no se habían concretado hallazgos de la importancia de éste último en Bolivia. Las huellas encontradas pertenecen a un punto de inflexión entre el período Jurásico y el Cretácico.

Los especialistas remarcaron que el lugar en el que se encontraron las huellas era completamente diferente hace 144 millones de años. Se trataba de un gigantesco desierto, que abarcaba zonas de África hasta llegar a la actual Sudamérica, en momentos en los cuales la división continental era completamente diferente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Get an awesome sticky message bar!Download