El sueño es la vida

He aquí algunos datos curiosos sobre qué ocurre con nuestro cuerpo al dormir. Además, cómo duermen algunos animales.

El sueño de los animales es una gran incógnita

El sueño de los animales es una gran incógnita

¿Qué sucede en nuestro cuerpo mientras estamos dormidos? ¿Cómo y cuánto duermen los animales? Pasen y vean los entretelones de una de las actividades que más tiempo nos ocupa y de la que aún sabemos poco.

Cambios en el organismo

El sueño es la vida. El cerebro no es el único órgano que se beneficia cuando estamos durmiendo. El cuerpo en su conjunto descansa y se recupera después de una larga jornada de vigilia. El sueño es el momento en el cual el cuerpo tiene el mantenimiento necesario para seguir funcionando.
Si bien los músculos se relajan y se alivian tensiones cuando dormimos, no permanecemos completamente quietos. El sueño es la vida. De dormidos, movemos la cabeza y los miembros, y cambiamos de posición unas treinta veces, para de esta manera aliviar la presión sobre los vasos sanguíneos y los nervios. El organismo libera una gran cantidad de hormonas. La temperatura corporal (que en el hombre es de aproximadamente 37° C) desciende levemente. También los latidos del corazón, la presión arterial y el ritmo respiratorio se aquietan. En el hombre, estos cambios son sutiles. Pero otros organismos –como los de los animales que hibernan- entran en sopor y alcanzan un estado tal de quietud, enfriamiento y descenso del ritmo cardíaco y respiratorio, que fácilmente podrían pasar por muertos.
Se sabe que es también durante el sueño cuando los tejidos cicatrizan y el organismo pone a actuar las defensas necesarias para combatir las enfermedades. Por algo será que los médicos nos aconsejan reposo.

¿Cómo es el sueño en los animales?

El sueño es la vida. En cuanto a los animales, existen grandes diferencias de acuerdo con las especies. Por ejemplo, un murciélago pasa típicamente veinte horas durmiendo, mientras que la jirafa se mantiene con dos horas, o aún menos. Los animales que no tienen predadores –como los grandes felinos- pueden pasar períodos de largas horas durmiendo, mientras que otras especies necesitan dormir pocos minutos, entrecortadamente, para mantener un estado de alerta.
En la naturaleza existen varios casos de animales que no parecen “dormir” en el sentido en que nosotros lo entendemos. Tal es el caso del albatros, un ave marina que casi nunca se posa en tierra sino que vuela incesantemente a ras del océano. Sin embargo, está comprobado que hay períodos donde su actividad disminuye y realiza movimientos repetitivos, mientras su cerebro descansa.
En el caso del delfín, que no puede permitirse perder la conciencia pues necesita emerger periódicamente para respirar, cada uno de sus dos hemisferios cerebrales duerme por separado. Uno de los ojos del animal se cierra y permanece despierto sólo a medias.
Finamente, cabe destacar que existen diferencias entre lo que duermen los animales en libertad y los cautivos: las investigaciones hechas con perezosos demostraron que los animales en cautiverio dedican al sueño muchas horas más.

  1. me gustaria que complementaran acerca de los bioritmos de sueño y vigilia, ojala en todas las especies que se conozca, sus aportes son muy buenos. gracias.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies