Las leyes de la robótica, todavía en la ciencia ficción

Las leyes de la robótica nacen del “complejo de Frankenstein”. Este concepto se define como el miedo de los seres humanos a que las máquinas se rebelen contra sus creadores. Por ello, Isaac Asimov escribió sobre ellas por primera vez en su cuento Runaround, Círculos Viciosos en español. Por lo tanto, las leyes de la robótica de momento solo caben en un contexto de ciencia ficción.

robótica

Las leyes de la robótica solo existen en la ficción

Numerosos relatos y películas se han basado en estos supuestos para dar lugar a un mundo adaptado a la convivencia entre humanos y robots. Todas estas obras se plantean cuestiones de índole moral y ético, llegando incluso a mundos apocalípticos para el ser humano.

La percepción humana de las leyes de la robótica

Debemos tener en cuenta que el lenguaje humano y el robótico son diferentes, por eso, las tres leyes de la robótica que conocemos, están adaptadas a nuestra comprensión y a nuestra condición humana.

1. Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la 1ª Ley.
3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1ª o la 2ª Ley.

Estas leyes nacieron de la ciencia ficción gracias a su autor Isaac Asimov. Como ya comentamos con anterioridad, el objetivo de estas leyes es impedir que los robots puedan rebelarse. Por lo tanto, en este supuesto, los robots estarían programados siempre con las leyes de la robótica.

La preocupación sobre una posible rebeldía de las máquinas, nace también del desconocimiento. Pues como seres humanos, siempre nos ha causado cierta inquietud la incomprensión. Así ocurrió con el auge de los ordenadores, no todas las personas conocían su funcionamiento y eso les causaba una gran desconfianza e incluso temor.

El mundo de la ficción retrata las leyes de la robótica

A partir de aquí hablaremos de tres películas que proyectan las leyes de la robótica en la narración audiovisual.

La obra maestra de los hermanos Wachowski, Matrix, muestra un mundo apocalíptico dominado por las máquinas donde el ser humano vive en una especie de letargo eterno. En este caso, las máquinas han conseguido su objetivo incumpliendo totalmente las leyes de la robótica, aunque en ningún momento se mencionen durante la película. Por lo tanto, existe un pequeño grupo de la humanidad que ha abandonado ese letargo y son quienes desean rebelarse ante el poder de las máquinas. El “complejo de Frankenstein” se ha materializado con Matrix.

En el caso de Yo, robot, las máquinas sirven a los seres humanos sustituyéndonos en tareas cotidianas del hogar o incluso en muchas profesiones. En esta película se hace mucha alusión a la inteligencia artificial y por lo tanto, a las leyes de la robótica. Pues este mundo ficticio se rige gracias a ellas. Pero un día, uno de los robots incumple las leyes y se ve involucrado en un crimen. El argumento y el planteamiento de la película ya presentan intuitivamente el nudo de la película; sin embargo, la reflexión en este caso llega al final, donde las leyes pueden chocar dentro de la programación de un robot.

Por último, I.A. Inteligencia Artificial, la obra de Steven Spielberg sobre la convivencia humana con robots. La película se ambienta en una sociedad donde escasean en los recursos necesarios para la vida humana, por lo que el control de la natalidad es muy estricto y restrictivo. Ya existían en un principio los Mecha, robots especializados en ayudar a los seres humanos y emular sentimientos y pensamientos humanos. Así que para cubrir el deseo paternal de la sociedad se desarrollaron hijos robots. En la película se muestra un caso concreto, en el que los padres tenían un hijo biológico antes de adquirir al hijo robot. La cuestión que se trata en la historia es la capacidad de una máquina de simular sentimientos y pensamientos humanos.

 

Foto | Fotolia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Get an awesome sticky message bar!Download