Lluvia de estrellas en agosto: las Perseidas

Las lágrimas de San Lorenzo o Las Perseidas es quizá una de las lluvias de estrellas más populares y contempladas. Pero, ¿sabemos cuál es su origen?

Todos los años, en el mes de agosto, podemos contemplar Las Perseidas. Se trata de una de las lluvias de estrellas más populares gracias a la época del año en que se produce, ya que el tiempo suele ser favorable y facilita su visibilidad, lo que se une al período vacacional.

Esta lluvia de meteoros de alta actividad se extiende entre el 17 de julio y el 24 de agosto, aunque llega a su máximo alrededor del 11 de agosto. En ese momento, se convierte en la tercera mayor lluvia del año, alcanzando una Tasa Horaria Zenital de 100.

Las lágrimas de San Lorenzo

Las Perseidas también se conocen con el nombre de Lágrimas de San Lorenzo, ya que el 10 de agosto se celebra la festividad de este santo. Durante la edad Media y la época renacentista las Perseidas tenían lugar la noche en que se recordaba a San Lorenzo y se celebraba su festividad. Así, el fenómeno de la lluvia de estrellas se relacionó con las lágrimas que vertió San Lorenzo durante su martirio al ser quemado en una parrilla.

El origen de las Perseidas

Las estrellas fugaces provienen del polvo emitido por los cometas, que se convierte en trazos luminosos cuando entran en la atmósfera terrestre. El cometa que produce esta lluvia es el Swift-Tuttle.
Este cometa posee un diámetro de 9,7 kilómetros y su órbita alrededor del Sol dura un período de 135 años. No se encuentra cerca de la tierra, pero su cola intersecta la órbita terrestre todos los años en el mes de agosto.

Es entonces cuando pequeños fragmentos de polvo chocan contra la atmósfera terrestre a 212.000 km/h (132.000 mph), velocidad a la que incluso el más pequeño fragmento de polvo produce al desintegrarse una estela luminosa . Las estrellas se llaman Perseidas porque los meteoros del cometa salen de la constelación de Perseo.

Ver las Perseidas

Observar esta lluvia de estrellas no es difícil, pero hay que tener en cuenta algunas cosas. Lo primero es alejarse del alumbrado público y colocarse en un lugar oscuro. También es importante evitar la luz de la luna llena, ya que su brillo evita la visión de las estrellas más débiles. Normalmente, se recomienda mirar hacia el norte o el este, aunque no hay una orientación concreta desde la que ver la lluvia.

Así que lo más adecuado es buscar un lugar cómodo alejado de la ciudad, tumbarse y… esperar a que el cielo se empiece a llenar de ráfagas de estrellas fugaces.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Get an awesome sticky message bar!Download