Los hielos del norte se descongelan

Hay dos rutas marítimas que unen, a través del Ártico, los océanos Pacífico y Atlántico. Estas rutas han estado históricamente bloqueadas a causa del hielo de la región, pero el verano del año pasado la ruta del noroeste se abrió a causa del calentamiento global. Este año, la ruta se abrió nuevamente para la navegabilidad.

Muchos países del norte ya han empezado a repartirse las riquezas que se esconden bajo el Polo Norte

Muchos países del norte ya han empezado a repartirse las riquezas que se esconden bajo el Polo Norte

El Polo Norte es una gigantesca masa de hielo atrapada entre el norte de América, la isla danesa de Groelandia, la península escandinava y el norte de Asia. Ha permanecido congelado por miles de años. Pero las actividades del hombre están produciendo un cambio: los hielos del norte se descongelan.

El Ártico

Esta masa de hielo se expande durante el invierno y se achica durante el verano, pero jamás permitiendo la navegabilidad de sus aguas. Sin embargo, en el verano del año pasado, la ruta noroeste, es decir, la que bordea las costas canadienses, se abrió de tal manera que permitió, al menos por unas semanas, la navegación. Este año nuevamente el paso se abrió.

Esto se produce debido al calentamiento global, que va achicando la superficie polar en el norte.
Durante los últimos 10 años se ha producido una baja de la masa de hielo de 100.000 kilómetros cuadrados en promedio por año. Pero en 2007 esta merma llegó al millón de kilómetros cuadrados, lo que expone con claridad el problema. Y si bien en este año la baja de la masa polar parece no ser tan grave como la del año anterior, si será importante. Los números finales lo mostrarán.

Según algunos cálculos, para los años 2030 a 2050, el Ártico puede ser una zona libre de hielos durante la época estival, lo que establecería definitivamente como ruta marítima.

Importancia económica de que los hielos del norte se descongelan

El hecho que se esté haciendo navegable el Polo Norte trae aparejado una serie de ventajas –y desventajas- económicas. Por un lado las rutas se acortan. En la actualidad, el paso obligado para cruzar del Atlántico al Pacífico es a través del Canal de Panamá, lo que implica una reducción considerable de las distancias entre varios de los países que comercian entre si.

El otro paso disponible es el del sur del mundo, en el Estrecho de Magallanes y el pasaje Drake, pero éste es sumamente peligroso y se encuentra mucho más alejado del Canal, lo que lo hace prácticamente inutilizable.

La posibilidad de acortar rutas significaría una reducción considerable en los gastos de combustible y en el tiempo, lo que daría un plus de valor a las transacciones marítimas. A modo de ejemplo, la ruta entre Tokio y Hamburgo, dos de los puertos más importantes del mundo, se acortaría unos 8.600 kilómetros. Lo que no es poco.

El principal perjudicado con este cambio, sería el Estado de Panamá, que basa gran parte de su economía en las tasas que cobra por el uso del Canal, y que tiene previsto las finalizaciones del trabajo de ampliación del mismo para el año 2022.

Sin embargo, no todos los analistas coinciden en este punto. Todavía hay muchas ventajas que mantiene el Canal respecto a las rutas marítimas del norte. Por un lado es un paso que está abierto en forma segura, todos los días del año. Las rutas del norte, sólo estarán abiertas durante algunas semanas entre los meses de julio y septiembre. Por otro lado, el de Panamá es un paso seguro.

Los pasos del norte, cuando estén abiertos, presentarán el peligro de tener gran cantidad de icebergs en el camino, lo que dificultará la navegación. Aunque esto ya cae en el ámbito de la especulación.

Nuevos recursos

Pero tal vez el ingrediente más atractivo para los países del norte del mundo será la posibilidad de explotación de los recursos naturales energéticos. El Polo Norte es una zona virgen rica en gas, petróleo y minerales, lo que en el mundo de hoy es fundamental.

Por esto, los países del norte se están abocando a un litigio de fronteras para establecer los límites y determinar con claridad los alcances territoriales. Rusia, Canadá, Noruega y Dinamarca están dirimiendo opiniones. Los rusos colocaron una bandera en el lecho marítimo bajo los hielos polares.

Canadá anuncia la intención de establecer un puerto permanente en Nanisivik, cerca del acceso oriental al paso del noroeste. Estados Unidos, por su parte, y para no quedar lejos del reparto del botín, reclama que los mares del Ártico deben ser aguas internacionales.

El mundo caliente

Mientras tanto, entre medio de tantas discusiones geopolíticas, la Tierra se sigue calentando. Las temperaturas aumentan y la flora y fauna se desconcierta, cambia o muere. Allá los lideres mundiales discutiendo de fronteras, repartos y números. Más acá el planeta que se sigue enfermando, un poco más sucio, un poco más cansado, con la fiebre que no para de subir.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies