Lucha contra la malaria: una victoria para el pueblo africano (parte I)

Aunque en el Mundo Científico no es habitual glorificar una vacuna que apenas alcanza el 50% de éxito, si dicha vacuna significa salvar la vida de un niño cada un minuto, entonces el Mundo Científico debería reconsiderar sus parámetros para medir las victorias de la medicina. La primera vacuna contra una de las enfermedades más temidas del Mundo se está abriendo camino y puede significar un gran alivio para el pueblo Africano.

Esta enfermedad, que ha resistido al combate en muchas zonas tropicales y subtropicales, es contraída cuando una hembra del mosquito de cepa Anopheles pica a un humano; siempre y cuando dicho insecto contenga un parásito científicamente denominado Plasmodium.

Este parásito se dirige directamente al hígado de la persona infectada e invade sus glóbulos rojos multiplicándose allí hasta que la célula explota. Este proceso puede derribar el sistema nervioso de un infante en pocas horas, dirigiéndolo a la muerte en menos de un día; ya sea por fallas en su hígado o riñones, así como a causa de daño cerebral o una fatal anemia.

Actualmente, la malaria se lleva consigo la vida de un niño africano cada medio minuto. En aquel continente, tanto los parásitos como los mosquitos han desarrollado resistencia a todas las drogas utilizadas hasta el momento y la única manera eficaz que se ha encontrado para combatir la enfermedad ha sido la utilización de cunas con redes para frenar el ataque de dichos insectos.

Evidentemente, hay muchos pequeños que no tienen acceso a este recurso y otro tipo de soluciones son requeridas urgentemente.

La posible solución

Mientras se sigue intentando luchar contra la malaria por todos los medios -incluso evitando posibles picaduras nocturnas-  se está desarrollando una vacuna que podría constituirse en el antídoto definitivo hacia el año 2015.

Esta vacuna denominada RTS,S (inicialmente concebida para los militares estadounidenses) permitiría salvar la vida de cientos de miles de niños por año, expresa con alegría el Dr. Joe Cohen, vicepresidente del afamado laboratorio mundial GlaxoSmithKline, quien desarrolló la vacuna.

El compuesto activo de esta vacuna de lucha contra la malaria ataca la superficie del parásito y una única dosis permitiría la inmunización del paciente, quien tras dicha dosis inicial desarrollaría suficientes anticuerpos como para detectar al parásito e inmunizar sus células.

A continuación

Aunque los últimos estudios llevados a cabo en Kenia y Tanzania arrojaron un éxito del 65%,  la población total vacunada hasta el momento no es suficiente para llegar a conclusiones determinantes.

¿Cuáles serán los pasos a seguir para incluir esta vacuna en el “Programa de Libre Inmunización para Niños” de la OMS?

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies