Miguel de Cervantes Saavedra no era manco

Miguel de Cervantes, la figura más importante de la literatura española conocido también como el manco de Lepanto, no tenía ningún brazo amputado. Aunque muchas ilustraciones y textos lo relaten así, su brazo siempre estuvo con él. Por lo que además de escritor, también fue soldado y contable, esta última como una ocupación muy poco conocida de él.

cervantes

Cervantes es el máximo exponente de la Literatura en España

El escritor es famoso a nivel internacional gracias a su novela Don Quijote de la Mancha, considerada una de las mejores obras de la literatura universal. Se trata del libro más traducido y editado por detrás de la Biblia.

Sus primeros años

Miguel de Cervantes nació el 29 de septiembre de 1547 en Alcalá de Henares. No existe información precisa sobre los estudios de Cervantes durante su infancia y adolescencia, pero parece ser posible que estudiase en un colegio de la Compañía de Jesús por su novela El coloquio de los perros, donde ofrece una descripción detallada de la escuela jesuita.

Con casi 20 años se traslada a Madrid, donde el catedrático de gramático Juan López de Hoyos imparte clases. De hecho, en uno de sus libros donde relata la enfermedad y la muerte de Doña Isabel, incluye dos poemas de Cervantes.

Su vida tras la batalla de Lepanto

En la etapa siguiente de su vida se enrola en la Armada Española participando heroicamente en la batalla de Lepanto. En esta lucha contra los turcos fue dañado con heridas de arcabuz en el pecho y una en la mano izquierda. Su estancia en el hospital fue de seis meses, donde se curaron las heridas de su pecho, pero no la de su mano, pues uno de los nervios quedó atrofiado. Su mano quedaría inutilizada para la posterioridad, por eso acabo siendo conocido como el mando de Lepanto. Aunque muchas ilustraciones y textos le representen con un brazo amputado, este hecho nunca ocurrió, el apodo lo recibió por parte de su círculo de enemigos.

Cuando regresaba de Nápoles a España, su hermano y él fueron apresados por los turcos. Su cautiverio duró cinco años en Argel. Regresó a la Península Ibérica en 1581, primero se trasladó a Portugal y a finales de año volvió a Madrid. Tuvo a su única hija con Ana Villafranca, Isabel Saavedra, pero contrajo matrimonio con Catalina de Salazar, de quien se separaría a tras dos años de matrimonio infeliz.

Cervantes muere a los 68 años a causa de su diabetes en el Madrid de los Austrias. Se cumplió su deseo de ser enterrado en una iglesia, concretamente en el Convento de las Trinitarias Descalzas.

Foto | Fotolia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies