Nuevas alternativas para los diabéticos: Bomba de insulina

El “microfusor de insulina”, comúnmente llamado “bomba de insulina” es una opción de tratamiento que permite tener mayor flexibilidad en los horarios (incluyendo las comidas) y suministrar la hormona en forma de unidades por hora. Esto facilita la dosificación a nivel cutáneo de acuerdo a la necesidad y el control permanente de las glucemias. Pero antes de comenzar este tipo de tratamiento hay que tener en cuenta que hay que intensificar el automonitoreo y comprobar la disponibilidad de asesoramiento, insumos y repuestos.

Web de la Fundación Diabetes que lucha para prevenir esta enfermedad

Web de la Fundación Diabetes que lucha para prevenir esta enfermedad

La bomba de insulina es una importante variante en el tratamiento de algunos pacientes, como embarazadas que no logran un buen control con las múltiples dosis, niños pequeños y personas con hipoglucemias severas y recurrentes, con fobia a las inyecciones, con neuropatía con mucho dolor o con insuficiencia renal.

En general, las bombas suministran insulina cada 3 minutos en dosis variables, dependiendo de los valores basales establecidos. Esto resulta en 480 dosis continuas, equivalente al requerimiento de insulina en el cuerpo. Pero la alternativa tiene algunos recaudos que hay que tener en cuenta antes de anticiparse a adoptarla.

Alternativas para los diabéticos: qué es una bomba de insulina

Es un dispositivo o microinfusor del tamaño de un celular pequeño que suministra en forma continua (infusión continua subcutánea) la insulina que el organismo necesita, simulando el funcionamiento del páncreas de un sujeto sano. El microinfusor es pequeño y liviano (pesa 110 gramos aprox.) y puede llevarse en el cinturón, en el bolsillo del pantalón o de una camisa, y durante la noche colocarlo debajo de la almohada o en el pijama. La bomba se conecta al cuerpo por un dispositivo de infusión, que es un fino tubo con una cánula blanda flexible o de acero (catéter) que se inserta bajo la piel.

Normalmente, se la ubica en el abdomen, pero también puede colocarse en los muslos o en los brazos. El catéter debe cambiarse preferentemente cada 3 días (esto depende de cada tipo) para evitar infecciones, obstrucción del catéter o endurecimiento de la piel. Cuando se practican deportes o en situaciones necesarias (como tomar un baño, higienizarse, etc) se puede desconectar en forma temporaria el microinfusor.

Cómo funciona

La bomba utiliza insulina rápida o ultrarrápida, lo que sirve tanto como dosis basal (fija el nivel de base) o de bolo (cuando se requieren rápidos incrementos transitorios) Es decir, cada uno calibra la dosis por hora para que provea una concentración basal de insulina. Y puede incrementar la dosis en forma de bolo de administración, cada vez que se come (o si se detectan niveles elevados inadecuados de glucosa) con el simple acto de apretar un botón. La dosis basal no es uniforme en todo el día y tiene fluctuaciones que den ser individualizadas. Entonces se programará el microinfusor basándose en la historia clínica y los monitoreos del paciente, de forma tal que la suministración tendrá la fluctuación adecuada para cada paciente en particular.

En general, las bombas suministran insulina cada 3 minutos en dosis variables, dependiendo de los valores basales establecidos. Esto resulta en 480 dosis continuas, equivalentes al requerimiento de insulina del cuerpo, esto es, aproximadamente la mitad del requerimiento del insulina diario está cubierto con la dosis basal y el resto debe ser administrado al momento de las comidas en bolo. Es importante que la persona que utiliza la bomba sea entrenada para que sepa calcular los hidratos de carbono, es decir, aprender a corregir la dosis de insulina de acuerdo a la cantidad de hidratos de carbono que va a comer.

Conclusión

Cuando se decide iniciar el tratamiento con una bomba es muy importante la motivación para mejorar el control de la diabetes. El compromiso para asumir la responsabilidad de intensificar el tratamiento, la realización de automonitoreo para interpretar los resultados y en función de ello tomar las decisiones, y la educación permanente para adquirir la destreza suficiente para manejar la bomba. También hay que considerar que este tipo de tratamiento todavía es costoso en muchos países y antes de comenzar se debe prever y garantizar la disponibilidad de asesoramiento, insumos y repuestos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies