Nuevo viaje espacial del Atlantis

El trasbordador espacial Atlantis ha partido en una nueva -y última- misión: llevar a sus siete tripulantes hasta el telescopio Hubble, donde se llevarán a cabo una serie de complicadas reparaciones. La NASA ha previsto una misión de rescate en caso de necesidad.

Tal como había sido previsto, aunque unos meses después, el viaje espacial del Atlantis ha sido lanzado desde el centro espacial Kennedy, en Florida (EEUU), transportando a siete astronautas quienes, bajo la dirección del comandante Scott Altman, tendrán la difícil misión de realizar una serie de complicadas reparaciones en el telescopio Hubble. Los tripulantes estarán alcanzando su destino este próximo miércoles, y se planea que la misión tenga una duración total de once días.

Dos monumentos a la carrera espacial

Tanto el Hubble como el viaje espacial del Atlantis tienen en su historia el haber desempeñado un importante papel en la carrera espacial de la NASA. El viaje espacial del Atlantis es uno de los tres que actualmente están en funcionamiento y completamente operativos. Esta misión será la última antes de su retiro definitivo. Su primer vuelo fue realizado en 1985 y desde entonces ha sido utilizado en diversas misiones militares. Para este despegue (que se llevó a cabo sin inconvenientes) fue necesario llenar su tanque externo con casi dos millones de litros de combustible –lo que demoró tres horas.

Desde 1990, el telescopio espacial Hubble se encuentra en órbita a 550 kilómetros de altura alrededor de nuestro planeta. Actualmente sigue funcionando, si bien ha sufrido una serie de desperfectos técnicos que requieren una reparación. Recientemente ha sido noticia por haber obtenido unas fabulosas imágenes de la nebulosa planetaria Kohoutek 4-55. El proyecto es que el Hubble continúe desempeñando sus funciones por lo menos cuatro años más, hasta que sea reemplazado por su sucesor.

¿En qué consiste la misión?

El objetivo de esta misión es reparar el observatorio, para lo cual los astronautas deberán realizar cinco paseos espaciales, cada uno de aproximadamente siete horas de duración. Tienen por delante la instalación de dos nuevas cámaras, la reparación de otras dos y cambiar algunos sistemas estropeados. Muchas de estas tareas requerirán de una alta precisión técnica: el reemplazo de los seis giroscopios (instrumentos de estabilización), el cambio de baterías, la protección térmica y la instalación de nuevos instrumentos para ampliar su potencia, que si todo sale bien, se verá ampliada de 10 a 70 veces.

Máxima seguridad

La tripulación cuenta con reservas de comida y oxígeno para 25 días (más del doble de lo que se calcula, durará la misión). Sin embargo, después de la tragedia acontecida con el trasbordador Columbia, en 2003 (se desintegró al regresar a la atmósfera terrestre, perdiendo la vida sus siete tripulantes), la NASA no quiere correr más riesgos. De hecho, está prevista una misión de rescate, en caso de que los tripulantes del viaje espacial del Atlantis detectaran alguna dificultad técnica que les impidiera volver a la Tierra con normalidad. Para ello, hay un segundo trasbordador tripulado, el Endeavour, listo para salir en caso de que fuera necesario rescatar a la tripulación de su nave hermana.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies