Peligro en Amazonia

El Amazonas, compartido entre Perú, Brasil, Bolivia, Ecuador y Colombia, es zona de una vasta variedad de flora y fauna y también lugar de residencia de muchas comunidades aborígenes. Las extracciones de gas y petróleo amenazan con matar buena parte de esa vida.

En el área del Amazonas de Bolivia, Colombia, Perú y parte de Brasil, una zona de más de 688.000 kilómetros cuadrados, la Amazonia, unas 35 compañías multinacionales operan día a día, en busca de petróleo y gas. Sus actividades son una real amenaza a la biodiversidad y la vida indígena de la región, que corre serio riesgo de desaparecer a causa de la negligencia de parte de estas compañías. Así lo advierte un estudio publicado por la revista científica PLoS ONE, elaborado por investigadores de la Universidad Duke de Carolina del Norte y las ONG Save America´s Forests y Land is Life.

Amplia variedad de vida en la Amazonia

La biodiversidad en la región es tan rica que en una sola hectárea existen más de 600 especies de árboles; si tenemos en cuenta que en todo Estados Unidos existen unas 800 especies, podemos darnos una idea de lo que es la magnitud de la variedad de vida animal y forestal del Amazonas. También viven allí comunidades indígenas con las que nunca se ha tenido contacto: son comunidades absolutamente ajenas a lo que es la vida moderna de la civilización. Se debe a que son áreas hostiles y de muy difícil acceso, por lo que la comunicación con ellas no es fácil.

Durante los últimos tres años, uno de los centros de atención claves de las compañías petroleras ha sido el área correspondiente a Perú, pues se trata del área que había sido menos explorada. Hasta 2005, solo el 15 por ciento de sus tierras habían exploradas. El número fue creciendo gradualmente, con nuevas exploraciones y explotaciones, y hoy, a poco más de la mitad de 2008, un 72 por ciento de la selva amazónica peruana está siendo operada. Se instalaron unos 64 campos en 49 millones de hectáreas, de los cuales veinte se encuentran en áreas protegidas y 17 en reservas creadas para proteger a los pueblos indígenas residentes.

Derechos ultrajados

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) establece en el convenio 169 que cualquier tipo de exploración llevada a cabo en la zona debe tener el apoyo y contar con el consenso de las comunidades indígenas que viven allí. Por supuesto, nunca fueron consultados, tal como ha denunciado el presidente de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana, Alberto Pizango, al semanario Tierraviva, publicación dedicada al medio ambiente y desarrollo.

Situaciones similares se dan en todo el resto del Amazonas: las partes de Ecuador, Bolivia, Brasil y Colombia son operadas por empresas multinacionales, que han demostrado tener poco respeto por la vida natural e indígena de la región. Para Matt Finer, ecólogo de Save America´s Forest, «es alarmante». En rigor, es alarmante para todo el mundo, puesto que se trata de uno de los pulmones que da vida al mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies