Tesoros de Alejandría

La posible construcción de un museo bajo el mar que permita contemplar los restos de Alejandría pone de manifiesto la vigencia y riqueza de un lugar lleno de historia.

Alejandría es un lugar en el que ha florecido la cultura, un lugar de encuentros, de historia… Su mítico Faro se convirtió en una de las Maravillas del Mundo, y quizá por eso, hoy sigue tan vigente como hace cientos de años…

Grandes tesoros: el faro de Alejandría

El faro de Alejandría fue una torre construída en el Siglo III AC (entre los años 285 y 247 AC) en la isla de Pharos en Alejandría, por el arquitecto Sóstrato de Cnido, por orden de Ptolomeo II.

Era una gigantesca torre que servía como punto de referencia a los navegantes, y resultaba muy útil debido a las características de la zona del delta del Nilo, en el que estaba situado, que al ser muy llana carecía de referencias para la navegación. En su parte más elevada había un gran espejo metálico que reflejaba la luz del sol durante el día, y por la noche proyectaba la luminosidad de una gran hoguera a una distancia de hasta cincuenta kilómetros.

Se calcula que su altura oscilaba entre unos 115 y 150 metros (383 – 450 pies). Para construirlo, se colocaron grandes bloques de vidrio en los cimientos, ya que así conseguían evitar la erosión a la vez que aumentaba la resistencia contra la fuerza del mar. Se trataba de un edificio de forma octogonal construido con bloques de mármol ensamblados con plomo fundido.

Antípatro de Sidón lo identificó como una de las Siete Maravillas del Mundo, pero fue muy dañado por los terremotos de 1303 y 1323. El viajero de origen árabe Ibn Battuta da testimonio de ellos en sus escritos. Finalmente, los restos del faro desaparecieron por completo en 1480 a manos del sultán de Egipto Qaitbey, que ordenó emplear los bloques de piedra de las ruinas para construir una fortaleza en el lugar.
Un museo bajo el agua

El faro de Alejandría es hoy casi una leyenda. Pero ese lugar encerraba otras muchas maravillas que, por fortuna, hoy sí podemos contemplar.

Los tesoros de Alejandría son una joya de valor inigualable. Por ello, un comité científico internacional empezará a estudiar en octubre la construcción del primer museo subacuático para las antigüedades halladas bajo el mar Mediterráneo. El museo ofrecerá a las personas que lo visiten la posibilidad de ver las antigüedades en los lugares originales en que fueron encontradas, además de contemplar la naturaleza acuática.

Alejandría en Alemania

Pero no hay que esperar tanto para poder contemplar estas maravillas. Los tesoros de Alejandría se han expuesto en Berlín. Para llevarlos hasta allí, se necesitó el mayor avión de carga del mundo, el Airbus Beluga. Además, cabe destacar que varios países de la Unión Europea (Francia, Alemania, Italia y Grecia) está pretender incluir en el ambicioso proyecto Medistone al Faro de Alejandría. Este proyecto pretende recrear y conservar los monumentos arquitectónicos de la época ptolomea (precisamente, en la que fue construido el faro). Recientemente, en el propio puerto de Alejandría varios arqueólogos franceses encontraron algunos fragmentos pertenecientes, en su opinión, al Faro.

Allí mismo, creen haber encontrado resto del palacio de Cleopatra VII, un edificio de estilo helénico con influencia egipcia.

La verdad es que no todos los arqueólogos y egiptólogos están de acuerdo en las opiniones de los descubridores. Mientras algunos aseguran que «Es un descubrimiento revolucionario que nos permitirá reescribir con detalle los últimos días de los faraones», como el profesor Aziza Said; otros como Peter Faiser se muestran más escépticos.

Older Post

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Get an awesome sticky message bar!Download